Una residencia de Coirós: «Cuando vimos el primer caso en el Chuac cerramos las puertas»

La instalación, con cabida para 32 ancianos, se adelantó varios días al estado de alarma


Coirós / La Voz

Mañana sábado se cumplirá un mes de confinamiento en una residencia de Coirós (A Coruña), de nombre Fonte do Santo. Aquí pasan sus días 32 usuarios de Ferrol, Betanzos y A Coruña en su mayoría. Y ninguno de sus familiares ha podido darle un beso o una caricia desde el 10 de marzo. «El miércoles 11 decidimos cerrar y prohibir las visitas», señala Guillermo Cortés, uno de los responsables de la instalación. «Veíamos que se acercaba a nuestro país y estuvimos muy pendientes desde el brote de Italia», añade. La gota que colmó el vaso y les hizo adelantarse al estado de alarma fue el primer positivo que se conoció en el Chuac. «Era un hombre de Madrid que venía a A Coruña por un puesto de trabajo, nos reunimos y tomamos la decisión», explica Guillermo. «Las familias de los ancianos han sido comprensivas, lo han entendido, saben que lo hacemos precisamente por ellos, porque si el COVID entra aquí…», explica Cristina Sande, la directora del centro.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

Una residencia de Coirós: «Cuando vimos el primer caso en el Chuac cerramos las puertas»