La quimera de Alfonso Molina

Alfonso Andrade Lago
Alfonso Andrade CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA

Las retenciones por tráfico intenso son habituales en la avenida de Alfonso Molina.
Las retenciones por tráfico intenso son habituales en la avenida de Alfonso Molina. ANGEL MANSO

Desde el cruce de siglo se pierden entre las brumas del tiempo los ministros de todo signo político que levantaron la mano para anunciar la ampliación de la vía

23 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Diez años han pasado desde que en marzo del 2012 la ministra Ana Pastor prometió una avenida de Alfonso Molina «humana y funcional». Ella no fue la primera ni la única. Desde el cruce de siglo se pierden entre las brumas del tiempo los ministros de todo signo político que levantaron la mano para anunciar la ampliación de la vía de los 120.000 vehículos diarios, pero ni uno solo ha sido capaz hasta la fecha de embridar el proyecto.

Por el camino se fueron quedando anuncios de fondos europeos, consignaciones en los presupuestos estatales, preproyectos de anteproyectos, estudios de todo pelaje, humanizaciones con árboles caducifolios que convertirían la calzada cada otoño en una pista de patinaje y hasta pasos para anfibios que facilitarían el tránsito de las ranas por debajo de la avenida. Tremendo.

El penúltimo episodio de este sinsentido es haber vendido la construcción de una pasarela para peatones sobre Lavedra a la altura de Pedralonga (reclamo histórico y justificadísimo de los vecinos del barrio) como la primera fase de las obras de reforma y humanización de Alfonso Molina.