La policía concluye que el lotero comprobó frente al apostante si el boleto de la primitiva de 4,7 millones tenía premio y no le dijo nada

El dueño de la administración de San Agustín había declarado que se encontraba solo en el despacho cuando encontró el billete sobre un mostrador y tras conocerse los registros del terminal se desdijo, alegando que se había confundido


A Coruña

El lotero de la plaza de San Agustín, Manuel Reija, investigado por un supuesto delito de estafa muy cualificada, había declarado en un principio que el 2 de julio del 2012, cuando se encontraba solo en el despacho, observó que en uno de los mostradores vio un boleto de primitiva abandonado y en perfectas condiciones. Como solía hacer habitualmente en esos casos, pasó el billete por la terminal para comprobar si estaba premiado, y fue ahí cuando descubrió que sí lo estaba. Nada menos que con 4,7 millones de euros. Al día siguiente, se presentó en la delegación de Loterías de A Coruña, de la que su hermano y también investigado, Miguel Reija, es el máximo responsable, para informarle del hallazgo.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

La policía concluye que el lotero comprobó frente al apostante si el boleto de la primitiva de 4,7 millones tenía premio y no le dijo nada