El Aquarium Finisterrae exhibe por primera vez pulpos criados en cautividad

La Voz A CORUÑA

A CORUÑA

Cinco ejemplares del «Octopus vulgaris» de 10 centímetros viven desde hace unos días en uno de los tanques de la sala Maremagnum

07 dic 2020 . Actualizado a las 12:22 h.

Cinco ejemplares del pulpo común, Octopus vulgaris, de apenas 10 centímetros de tamaño, viven desde hace unos días en uno de los tanques de la sala Maremagnun, donde pueden ser observados por el público que visita el Aquarium Finisterrae. Los ejemplares, que tienen medio año de vida y un peso de unos 8 gramos, son el resultado de un proyecto de investigación destinado a estudiar las fases larvaria y juvenil del pulpo, realizado en el Instituto de Investigacións Mariñas de Vigo y en la Estación de Ciencias Mariñas de Toralla.

El proceso que dio origen a estos pulpos comenzó en marzo del 2020. Una de las hembras reproductoras empezó a realizar la puesta de cientos de miles de huevos. Este proceso le llevó algo más de tres semanas, ya que hilaba los huevos, formando collares de entre 600 y 1400 huevos cada uno. Tras la puesta, estuvo más de dos meses limpiando y oxigenando todos los huevos con mucho cuidado durante el día y la noche.

El 25 de mayo eclosionaron los huevos de los que nacieron estos pulpos que, en ese momento, eran tan grandes como medio grano de arroz y tenían solo tres ventosas en cada brazo. Tras dos meses en los que nadaban constantemente, se alimentaban y crecían rápido, alcanzaron lo que se conoce como fase de asentamiento, en la que pasan más tiempo en el fondo del tanque para descansar. En ese momento tenían ya entre 23 y 28 ventosas en cada brazo y unos 80 - 100 mg de peso. Además su piel empezó a cambiar y en pocas semanas se llenó de unas células que cambian de color y les ayudan a camuflarse.