Broche de oro a la Programación Lírica

La soprano Jessica Pratt, el tenor Xabier Anduaga y la Orquesta Sinfónica de Galicia, bajo la batuta de José Miguel Pérez Sierra, cierran la temporada


Se clausuró en el Teatro Colón con gran brillantez la Programación Lírica de 2020. Comparecieron la soprano anglo-australiana Jessica Pratt (1979) y el tenor Xabier Anduaga (1995), la Sinfónica de Galicia y el director José Miguel Pérez Sierra. Con obras que abarcaban el período de creación del belcantismo y el melodrama romántico: Gioacchino Rossini (1792-1868), Vincenzo Bellini (1801-1835), Gaetano Donizetti (1797-1848) y Giuseppe Verdi (1813-1901). Exige de las voces extensión, agilidad, ductilidad, belleza, expresión, dicción, temperamento, basado el talento interpretativo en elevada técnica vocal para obtener virtuosos resultados.

Jessica Pratt pasó de la locura onírica de Elvira en I Puritani a la Violeta que, en La Traviata, duda de que pueda ser «amada amando»; vuelve a la levedad sonámbula de Amina, hasta llegar a la locura trágica de Lucia de Lammermoor, que ha apuñalado al esposo impuesto en el tálamo nupcial. Puso a contribución la belleza vocal basada en emisión casi perfecta y amplio fiato, ductilidad, sonidos plenos, pianos y filados en toda la gama con agudos hermosos y alta expresividad.

Xabier Anduaga salió dispuesto a epatar y empezó con el Cessa di più resistere de Il barbiere di Seviglia, que redondeó con los do di petto del aria de Tonio de La fille du regiment. Emisión franca de una voz de gran extensión y riqueza tímbrica, que se proyecta fácil sobre la sala, aunque no siempre se coloca en el resonador óptimo; buen estilo y musicalidad. Su Una furtiva lagrima no alcanzó el mismo nivel y en las páginas de zarzuela, el castellano le lleva a abrir el sonido. Cantó Por el humo se sabe donde está el fuego y No puede ser, ésta de propina.

En los dúos, el de L’elisir d’amore y el del primer acto de Lucia estuvieron ambos muy convincentes. Pratt dio como propina la desopilante escena de Glitter and Be Gay, del Candide de L. Bernstein, enriquecida con enorme capacidad actoral.

La OSG, en formación reducida, magnífica, bajo la eficaz batuta de Pérez Sierra. Tanto en las oberturas de Matilde de Shabrán, de Rossini, y de Zampa de Ferdinand Hërold, como en el acompañamiento. Bravos y ovaciones hasta conseguir el brindis de La Traviata.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Broche de oro a la Programación Lírica