«Muchos clientes me ofrecen dinero por la situación del bar»

Bea López, propietaria del Bikiño, en la calle San José de A Coruña, espera por una solución para abrir el local


a coruña / la voz

Emocionada y preocupada. Así se encuentra Bea López, la dueña del Bikiño. Afirma que desde que contó en Radio Voz las serias dificultades que atraviesa para reabrir su local no ha parado de recibir llamadas: «No sabes la cantidad de gente que me llama, no me canso de llorar. Muchos clientes me ofrecen dinero por la situación del bar. Es superbonito».

Lo cierto es que no vive una situación sencilla. Su local, al igual que otros tres que hay en la calle San José, cuentan con un espacio muy pequeño, y que se ve seriamente perjudicado con las restricciones de aforo.

La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, avanzó este viernes que trabajan para «dar una solución inmediata» que podría ser la semipeatonalización temporal de la calle para que puedan colocar terrazas y así atender a sus clientes. No obstante, López indica que «por el momento no lo ha hecho. Pensé que iba a poner las señales, ya no digo el jueves que es cuando tuvimos la reunión con el Ayuntamiento, pero sí el viernes. Sigo sin ver señales de ningún tipo».

Esta posible medida pasaría por quitar plazas de aparcamiento. La regidora ya afirmó que no serían todas porque «los residentes del barrio necesitan tener dónde estacionar sus vehículos».

Sin embargo, López sostiene que la peatonalización de la calle «es un hecho. Los coches no caben y hasta es complicado aparcar». Además resalta que propuso en la reunión la «habilitación de una planta de un aparcamiento público a un coste razonable para los vecinos. que fueran 30 euros al mes o algo viable».

En cuanto a lo sucedido con la policía cuando intentó reabrir, López le da la razón a la alcaldesa en que no le cerraron el local pero matiza que «los agentes dijeron que me iban a multar con 600, 1.500 o 3.000 euros. Si eso no es cerrar un local... ¡Mi madre querida!». Añade que no pueden trabajar «con tensión y con miedo» y que sus clientes son respetuosos con el vecindario.

Un cliente vuelve a su bar de cabecera y paga todas las cañas que no pudo tomarse en el confinamiento

La Voz

Los propietarios de esta casa de comidas de Granollers (Barcelona) recibieron un sobre con el dinero correspondiente a las 36 cervezas que se habría tomado el cliente de no haberse decretado el estado de alarma

Hace un mes, La Voz publicaba un fenómeno que comenzaba a ganar adeptos en la comunidad gallega. Muchos hosteleros se apuntaban en plataformas online para ofrecerles a los clientes el pago por adelantado de esas consumiciones que, por fin, ya pueden adquirir en sus bares favoritos. Los que se animaron a participar revelaron que la iniciativa fue un éxito. La relación cliente- camarero va mucho más allá de la petición de un café o una coca cola. Y para muchos, la verdadera «nueva normalidad» consiste, sencillamente, en poderse tomar una caña mientras lee el periódico en su local de cabecera. 

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

«Muchos clientes me ofrecen dinero por la situación del bar»