Cosechas perdidas por la cuarentena

La Xunta permite atender fincas en otros municipios a 5 kilómetros de casa. La de Jorge, en Nós, está a 11


Oleiros / La Voz

Jorge no vive de la agricultura, pero le gusta consumir sus propias verduras. Tiene una huerta grande, de 1.700 metros cuadrados, pero el estado de alarma lo ha separado de ella como quien está condenado a no ver a su novia. Todo estaría resuelto si en esa plantación hubiera animales para alimentar, bastaba un perro. Pero la Administración no ha tenido esa sensibilidad para con el mundo vegetal. Desde ayer, la Xunta ha querido establecer puentes entre los agricultores de autoconsumo y sus fincas, para lo que les da absoluta libertad de movimientos si las tienen dentro del mismo municipio, o a una distancia de 5 kilómetros entre la residencia habitual y la parcela si esta está en otro ayuntamiento.

Pero la buena intención de Medio Rural se queda corta en el caso de Jorge García. Vive en el centro de A Coruña y su parcela, donde ya imagina un batallón de espárragos muertos, está en San Pedro de Nós, en Oleiros. «A más de 11 kilómetros, así que no puedo ir, no cumplo las condiciones y me tengo que resignar a no poder plantar este año», explica este vecino de A Coruña de 47 años.

Las múltiples combinaciones posibles delatan una falta de coherencia en la bienintencionada medida de la Xunta. Pongamos que un vecino vive en Barrañán y tiene una finca en Canzobre. También son 11 kilómetros, y en este caso sí podría moverse porque ambos puntos están dentro del mismo municipio, en Arteixo. Otro ejemplo: si en vez de vivir en A Coruña, Jorge viviese en Lorbé, podría perfectamente acudir a su finca de Nós recorriendo una distancia de 15 kilómetros. Pero, si alguien cultiva una parcela en Lorbé (Oleiros) y vive en Fontán (Sada), debería renunciar a desplazarse porque, si bien solo estaría a 7 kilómetros, supera los 5 entre distintos municipios. «Es difícil de entender, creo que si vas al supermercado a comprar verduras tienes más opciones de contagiarte o contagiar a otro que si vas a tu propio huerto», explica García.

La orden de Medio Rural (https://www.xunta.gal/dog/Publicados/2020/20200428/AnuncioG0426-270420-0001_gl.html) recalca que debe de acudirse de forma individual. «Así que me estoy perdiendo la plantación de temporada y le he dicho al vecino, que tiene una llave de acceso, que coja lo que pueda, que se pierda lo menos posible», indica. Jorge tampoco tiene el carné de manipulador de productos fitosanitarios al tratarse de una huerta ecológica, si bien en su caso la Xunta exime de esta obligación. Si la distancia no le hubiera impedido acudir a su finca, Jorge, y todos los agricultores de autoconsumo, deberían llevar consigo una declaración por escrito identificando la parcela, el tipo de cultivo y dejar por escrito que lleva yendo el último año.

Si vas al supermercado a comprar verduras tienes más opciones de contagiarte o contagiar a otro que si vas a tu propio huerto»

«Es un acierto que no exijan una referencia catastral para identificar las parcelas», señala María Naveira, de la empresa de servicios ambientales Nagar, en Oza-Cesuras. «Mucha gente en los pueblos no dispone de Internet para acceder al número de catastro de la finca en cuestión, por eso entendemos que en esa declaración escrita por el propio agricultor bastará poner el nombre con el que se conoce la finca o una explicación de su ubicación». Respecto a la distancia de 5 kilómetros para casos de parcelas en distintos municipios lo califica como «un error». «Muchos vecinos bajan desde otros ayuntamientos a hacer la compra a Betanzos, haciendo bastantes más kilómetros, y resulta que no puedes pasar de 5 si es por una finca… cuesta entenderlo», señala María Naveira.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cosechas perdidas por la cuarentena