Los dos meses que nos cambiaron la vida

alberto mahía A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

Ángel Manso

Solo pasaron ocho semanas de la llegada del coronavirus a España y tres del primer ingreso en A Coruña. Ya nada es igual. Se pasó del Entroido a no poder sentarse en un banco a ver el mar

31 mar 2020 . Actualizado a las 21:49 h.

Casi nadie lo vio venir. ¿Quién iba a imaginarse esto? Cuando el 31 de diciembre del 2019 China advertía de la aparición en la ciudad de Wuhan de una serie de casos de neumonía de origen desconocido, se pensó que se trataba de un problema sanitario puntual. Como el aleteo de un gorrión en la otra punta del planeta. Lo mismo se pensó 11 días después, cuando moría el primer afectado y la OMS era informada de la aparición de un coronavirus para el que no había vacuna. Día a día empezaron a fallecer cientos de personas. Ya no solo en China, sino también en países de su entorno. «Demasiado lejos», se pensaba. Llegó entonces a Italia. Y si los italianos no tomaron medidas en un principio para contenerlo, el resto de naciones europeas tampoco.

Así transcurrió la vida desde que el COVID-19 llegó al país hasta nuestros días:

31 de enero. Primer infectado en España. La vida transcurría con absoluta normalidad. Como en todas las ciudades del Estado. Dos días después de que se detectase el primer positivo, una multitud llenó Palexco con motivo de la Hobbycon Coruña. Aquel día, cerca de un millar de alumnos de varios colegios formaban una cadena humana en el paseo marítimo por la paz. El 4 de febrero, decenas de estudiantes se reunían en el Ágora con la corporación local. Y el 6, el instituto de Salvador de Madariaga llenaba todo su patio para saber cómo actuar ante un accidente. A todo eso se fue sumando en los días posteriores inauguraciones en el Quiosco Alfonso; entregas de premios a economistas; una reunión de Feijoo con la gestora del PP local; la final del torneo de debate, minutos de silencio contra la violencia de género frente a todos los edificios de todas las Administraciones; el partido en Riazor del Deportivo Abanca contra el Valencia; la concentración en el Obelisco para esclarecer la muerte de Diego Bello.

3 de marzo. Primer fallecido en el país. Aunque se supo el 3 de marzo, la primera víctima del virus fue a mediados de febrero. Apenas había contagiados registrados en las últimas semanas de aquel mes. Y A Coruña rodaba como siempre. Hubo manifestaciones, competiciones deportivas, la reina Letizia visitó la ciudad el día 28, hubo una feria de biocultura en Expocoruña, comenzó la demolición del viaducto de la ronda de Nelle y miles de personas llenaron las calles para celebrar el entroido.