Una poselectoral ventana indiscreta

Parece que atrás ha quedado el secretismo que rodeaba al voto


Como no nos conoce ni la madre que nos parió, que diría Alfonso Guerra, parece que atrás ha quedado el secretismo que rodeaba al voto. El propio y el del vecino. No es que todos nos hayamos puesto a proclamar en voz alta a quién votamos, pero sí que se percibe una mayor naturalidad para decir claramente cuál es el partido de nuestros amores. O desamores. O al que se vota por descarte.

Cuando éramos pequeños, apenas podíamos sospechar el voto de nuestros padres. Porque a aquella pregunta un tanto impertinente de «mamá, ¿tú a quién votas?», la mayor parte de las veces seguía un «el voto es secreto». Que todo indicaba que se debía a ese miedo a que los niños lo soltásemos todo delante de cualquiera, sin filtro y con normalidad. Delante del vecino de enfrente, del profe, de los hijos de los amigos. Y aquella declaración de principios en forma de papeleta generaba cierto pudor. Este lunes, un alumno de ESO preguntó a uno de sus profesores a quién había votado el día anterior. Y el profe respondió con tranquilidad y explicó sus motivos. A mí no se me habría ocurrido nunca preguntar tal cosa en clase. Y dudo que ninguno de mis profesores hubiese contestado.

Ahora no. Y es que los vecinos podemos saber sin problemas a quién vota el que se toma el café en el mismo bar que nosotros. Los niños preguntan a sus padres y responden sin problemas. Y si nos queda alguna duda, y nos puede el marujeo electoral, siempre podemos echar mano de esas estupendas herramientas digitales que nos cuentan quién gana aquí. En A Coruña, el PSOE. En mi calle no. Y no voy a decir si me sorprende o no.... pero el 44 % de los vecinos de mi bloque votaron al PP, casi un 30 % al PSOE y cerca de un 11 % a Vox. No hay números de portales, no hay pisos, claro, solo distritos y zonas, pero ahí está la silueta de mi casa. Y la curiosidad de que cruzando la acera, los porcentajes cambian. Me llega un mensaje desde una calle de Monte Alto que me dice que allí gana el PSOE, que le sigue el PP, Podemos y el BNG, y que pocos votos han arañado en su manzana Vox y Ciudadanos.

¿Habrán visto los de mi portal el mismo enlace en La Voz? Ayer estaba en la lista de las noticias más leídas de la web. ¿Estamos todos como James Stewart buscando en la intimidad política de los de la ventana de enfrente? ¿Es un tanto intrusivo este sistema que nos permite entrar en las inquietudes políticas de quien comparte escalera con nosotros? Intrusivo, probablemente, indiscreto, cotilleo poselectoral puro y duro, un quién es quién político a golpe de ratón. Pero qué interesante para pintar el mapa de la ciudad en colores, para reafirmar prejuicios o desmontar ideas preconcebidas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una poselectoral ventana indiscreta