Cómo sobrevivir a un verano sin sol

El mal tiempo de esta semana complica los días de playa. ¿Qué hacen entonces los que visitan la ciudad?

Juana, Elena, Gonzalo, Julia, José Luis, Carlos, Pablo y Elena llegaron a A Coruña desde Madrid
Juana, Elena, Gonzalo, Julia, José Luis, Carlos, Pablo y Elena llegaron a A Coruña desde Madrid

a coruña / redacción

Que el verano en A Coruña suele ser atípico no es ninguna novedad, pero el frente de humedad que llega a Galicia desde el Caribe ha cubierto muchos días la ciudad de nubes y lluvias. ¿Qué hacen entonces las miles de personas que llegan como turistas?

A Coruña cuenta con una amplia oferta alternativa para esos días en los que la arena y la toalla ni se huelen. Unos optan por la gastronomía y el callejeo propio de la zona de vinos: «Aquí tenéis una gastronomía espectacular. ¡Y nosotros somos más de terraza!», comenta Álvaro, de La Rioja. Y cuando el tiempo no acompaña, los comercios son siempre otra buena opción: «Que sí, que hemos venido aquí a disfrutar», afirman sin reparo algunos de los ya casi nuevos coruñeses. «Mira, aunque llueva, yo me pongo las gafas de sol que me he comprado esta mañana», comenta Juana, madrileña que disfruta «del respiro del sofocón». Y todo esto lo corroboran divirtiéndosecon los más cercanos, como Carolina y Hugo, que visitan la ciudad con su familia procedente de Caracas y Polonia: «A Coruña es una belleza llueva o no. Hemos recorrido todo el paseo marítimo y visitado la torre de Hércules, estamos encantados». Y con los pequeños, mucho más, como Hugo, Xurxo y Fani: «El tiempo es lo que menos importa, pasearcon el peque en una ciudad tan bonita no tiene precio».

Las precipitaciones seguirán llegando, y los visitantes también. Porque cualquier excusa es buena para visitar A Coruña.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Cómo sobrevivir a un verano sin sol