Una prueba de ADN para multar a los dueños de canes que no recojan sus heces

El Ayuntamiento estudia esa posibilidad para poner coto a un problema que solo causó 14 sanciones en el 2018

E. E.
A Coruña / La Voz

Por mucho que se hayan convertido en algo habitual, son pocos en A Coruña los que se acostumbran a convivir con ellas. Las deposiciones de canes en calles y parques son uno de los principales motivos de reclamación de los vecinos de la ciudad y son también un problema por resolver.

En la ciudad existe una ordenanza sobre el asunto que cataloga la no recogida de las deyecciones como sanción leve, es decir, 50 euros por pronto pago. Con todo, hay demasiadas personas que no la cumplen y muy pocas sanciones por no hacerlo. Concretamente el año pasado se impusieron 14, cinco más que el ejercicio anterior. Desde el 2015 hasta ahora la media es de una multa por mes.

«Es cuestión de que la Policía Local vigile más por la calle, nosotros llevamos años denunciando esta situación», indicaba ayer Luisa Varela, presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de A Coruña, que pide también remedio para las gaviotas y palomas que ensucian los espacios públicos.

«El problema es que la ordenanza exige que cojas a los infractores in fraganti, y eso dificulta mucho sancionar», indica Esther Fontán, concejala de Medio Ambiente, que comparte con los vecinos que el asunto es «una molestia impresionante y afea el entorno». Además de la necesidad de coger en el momento a los infractores, estos serán menos proclives a incumplir la norma ante la presencia de agentes, de ahí las bajas sanciones.

«En algunos sitios se está trabajando con muestras de ADN y no descarto esa vía, la vamos a explorar», cuenta Fontán. En algún municipio de Cataluña ya se ha puesto en práctica y los gastos para el infractor pueden llegar hasta los 700 euros, porque además de la multa, quien no recoge lo que debe tiene que afrontar también el precio del análisis genético.

Además, el consistorio, indica la concejala, insistirá en la vía de la sensibilización con diferentes campañas. Por otra parte, Fontán critica la retirada de competencias por parte de la Xunta a los ayuntamientos para sancionar a los dueños de canes que no lleven chip.

La Policía Local cursó el año pasad 335 denuncias por distintos asuntos relacionados con perros. El principal motivo (61) fue por no tener a las mascotas registradas, por carecer de licencia para canes potencialmente peligroso (52), por llevarlos sueltos (50) o por pasearlos sin bozal (49). Además, se registraron 24 casos de personas lesionadas por mordidas.

Oleiros lidera las sanciones en la comarca

El mal se extiende por toda la comarca, pero no todos los Ayuntamientos gozan de la misma sensibilidad. Oleiros es el municipio que lidera la persecución de las infracciones caninas y donde más multas se registran, tanto por la no recogida de deyecciones de los animales como por llevar a las mascotas sin correa. Cambre y Culleredo son otros de los municipios en los que varios dueños se han rascado el bolsillo fruto de una infracción al ser pillados in fraganti por la Policía Local.

Por contra, Betanzos acostumbra a cerrar el ranking de multas -al menos hasta el primer trimestre de este año nunca se había sancionado a ningún vecino por este motivo-. Como anécdota, el Concello diseñó una campaña de concienciación en el 2018 con 200 folletos para repartir entre los dueños de mascotas pero un año después los folletos seguían guardados en un despacho municipal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Una prueba de ADN para multar a los dueños de canes que no recojan sus heces