Unas generales para prometer lo prometido

Los principales proyectos para la ciudad llevan años en cartera, pero las obras no arrancaron


A Coruña

La campaña de las generales discurre entre Cataluña, los pactos con Vox o los nacionalistas, el consentimiento explícito del acto sexual y el quién, cuándo y dónde de los debates electorales. Si las propuestas se difuminan en el escenario estatal, en el ámbito provincial y local casi han desaparecido. Aunque en el caso de A Coruña los ciudadanos juegan con la ventaja de que se saben la mayor parte de la lección. Los grandes compromisos para la ciudad y su área de influencia llevan años en cartera, sin ponerse en marcha. Salvo sorpresas, a los candidatos les va a tocar prometer lo prometido.

La ría de o Burgo

En suspenso. La recuperación de la ría costará 48 millones de euros. Según el último acuerdo, alcanzado este año entre las distintas Administraciones implicadas, 24 saldrán de los fondos de la UE. Los últimos presupuestos generales del PSOE incluían una partida de 8 millones para iniciar los trabajos este año y otros 15 millones para el 2020. Las cuentas fueron rechazadas, lo que desencadenó la actual convocatoria electoral, lo que dejó en duda el arranque de los trabajos. No está descartado que puedan empezar con la aportación de la UE, pero tanto el PP como el BNG denunciaron en los últimos meses que no se ha avanzado y hay riesgo de perder los fondos europeos.

Alfonso Molina

Aprobada, pero inmóvil. La ampliación y mejora de la avenida se anuncia desde el 2014, aunque ya entonces llevaba décadas entre las grandes reclamaciones de la ciudad. En marzo del 2018, el Ministerio de Fomento aprobó el proyecto de trazado con una inversión casi 22 millones, y hasta hoy. Las obras siguen sin fecha de arranque y hace unas semanas la subdelegada del Gobierno, Pilar López-Rioboo, aseguró que los proyectos constructivos de los tres tramos en los que se dividirán los trabajos están en redacción. No hay fecha para empezar y en los últimos presupuestos que tramitó el PSOE solo se incluía una partida testimonial, pero las obras ya deberían estar terminadas. Iban a ejecutarse en paralelo a la ampliación del puente de Rande y la circunvalación de Santiago. Ambas están finalizadas. Pero en A Coruña al retraso histórico se sumó el provocado en el 2015, cuando el gobierno local de la Marea se opuso al proyecto elaborado en el mandato anterior. «Por sorte, impedimos que o PP seguira metendo carrís e empeorando a situación», escribió el partido de Xulio Ferreiro en sus redes sociales el pasado 4 de abril.

El vial 18

Fuera del presupuesto. El enlace de 1,5 kilómetros entre la AP-9 y la tercera ronda casi se cayó de los presupuestos del Gobierno socialista. El proyecto sí aparecía mencionado, con una inversión total que ascendía a 18 millones -aunque el proyecto sometido a exposición pública requería 30 millones-, pero la partida para este año y los siguientes hasta el 2022 era de cero euros. Todo ello a pesar de que en el último presupuesto elaborado por el PP -en abril del 2018, nueve meses antes que los del PSOE-, Fomento preveía que ya en este ejercicio se pudiesen invertir los primeros tres millones. En todo caso, la infraestructura, que el PSOE coruñés y el gobierno local consideran clave para reducir los embotellamientos en el acceso a la ciudad, sigue sin fecha.

A Pasaxe

Del 2015 al limbo. El puente sobre la ría de O Burgo que conecta A Coruña con Oleiros es fundamental para las comunicaciones dentro del área metropolitana. El plan para ampliarlo en un carril de circulación por cada sentido, además de mejorar el tránsito peatonal e introducir el carril bici, se puso sobre la mesa poco antes de las anteriores elecciones municipales. Pero el proyecto sigue en los trámites previos, sin fecha para arrancar. En sus últimos presupuestos, el Gobierno de Pedro Sánchez le asignaba una partida de 100.000 euros, que solo alcanzaría para continuar con los trámites administrativos previos. La ampliación del puente está condicionada a la de la avenida de Alfonso Molina, ya que sin esa ampliación se formaría un embudo a la salida del viaducto que complicaría más si cabe la circulación en la zona.

La cuarta ronda

Compromiso de avances. La nueva carretera, de unos tres kilómetros, conectará el vial de acceso a punta Langosteira con la tercera ronda. En los presupuestos del PP de abril del 2018 se le asignó una partida de 100.000 euros, y se incluía el compromiso de invertir los primeros tres millones en obras durante el 2019. Esa previsión no se mantuvo en las rechazadas cuentas del PSOE, que incluyeron una partida de un millón de euros para empezar las obras durante este año. Por el momento no han arrancado y no hay fecha para que lo hagan.

Langosteira

Tren y fachada marítima. Siete años después, el puerto exterior sigue sin conexión ferroviaria. En el 2018, Fomento había anunciado que se podrían licitar las obras este año. Pero han surgido dudas con el trazado, por la conexión con el Eje Atlántico hacia Santiago, y todavía están pendientes el estudio previo y el proyecto de un tramo de cuatro kilómetros en Uxes. El Puerto ha pedido que se divida la obra en dos partes, con el fin de que se puedan empezar las obras de conexión con A Coruña mientras finalizan esos trámites, pero por el momento no se ha confirmado ningún avance al respecto.

Sin ferrocarril no se podrán liberar gran parte de los muelles interiores, ya que las empresas que operan allí necesitan una conexión por tren para operar. De esa forma, el debate sobre la fachada marítima, que ha ocupado gran parte del mandato municipal no tendrá ningún efecto práctico por el momento. El nuevo Gobierno tendrá que afrontar la negociación sobre el futuro de esos terrenos. El Ejecutivo saliente se había comprometido a convocar una comisión para tratar el tema, presionado por toda la oposición cuando se supo que había condonado la deuda del puerto de Valencia, pero esa reunión nunca llegó a celebrarse.

El tren a Ferrol y otros

Sin fondos en la línea norte. En los últimos presupuestos del Partido Socialista se incluía una partida de algo más de 400.000 euros para renovar la línea hasta Ferrol. Esa cantidad es insuficiente, pero además se trata de un proyecto que ya estaba en las cuentas anteriores y que no había sido ejecutado. Lo mismo ocurría con otra partida de 200.000 euros para la mejora de la variante a Betanzos, que tampoco se ejecutó. Fomento además tiene previsto invertir en la intermodal, presupuestada en 45 millones.

Todo ello sin olvidar la mejora de Alvedro, que sigue a la espera de presupuesto; o la ejecución de la reforma del Sol y Mar, que tiene un proyecto finalizado, pero que continúa sin licitarse mientras se suceden las campañas y precampañas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Unas generales para prometer lo prometido