Los Flechazos, un grupo muy coruñés

Lo ocurrido con la banda de León en esta ciudad resulta un fenómeno paranormal


No, no existe un gazapo en el titular. Obviamente, Los Flechazos no eran un grupo de A Coruña, pero sí muy coruñés. Lo ocurrido con la banda de León en esta ciudad resulta un fenómeno paranormal. Un grupo surgido en la escena mod (una subcultura minoritaria) de la segunda mitad de los ochenta que aquí sonaba en las discotecas con la misma soltura que lo hacían Duncan Dhu o La Unión. Rara es la persona que haya sido joven en esa época que no haya estado sometida al vigorizante efecto que causaban sus canciones.

Recordemos: «Cuando se acerca la noche, en un oscuro café / La gente paga dos libras por escucharla y beber». Así arrancaba La reina del muelle uno de esos temas que sonó en locales de lo más variopinto. En el Playa Club. En Grietax. En La Real. En Baroke. En el Patachim. O en el ZYX. Recordaba hace poco en La Voz Itxu Díaz que en ciudades pequeñas como esta la «línea musical la marca muy poca gente» y el «poder de los pinchadiscos es brutal». Quizá ahora ya no sea tal, pero entonces sí. Y aquí a los pinchas les dio por Los Flechazos de manera anómala.

Incluso, con temas raros. Recuerdo el soponcio que me dio en mi primera incursión en el discotequeo adolescente, en Casselly. Después de una sesión de música bastante cuestionable que reproducía básicamente la radiofórmula de la época, apareció por ahí El surf de la botella -recordemos: «Me repitieron mis amigos que era peligroso hacerlo, que vería las estrellas»-. Sentí como si la pusieran solo para mí. Y no, le encantaba a todo el mundo. En adelante, cada vez que en alguno de esos locales sonaba No voy a cambiar, La chica de Mel, Viviendo en la era pop o, más tarde, Suzzette se convertía en EL MOMENTO.

Itxu Díaz decía en la citada entrevista que, cuando actuaba con su grupo (Los Elegidos), siempre llevaba una camiseta de Los Flechazos. Se trata de uno de los muchos músicos locales tocados por su varita mágica. Los Eskizos, por ejemplo, surgieron bajo su estela mod. Y Xoel López, siempre los destacó como una de sus primigenias influencias. Después de telonearlos y versionarlos, cuando lanzó el libro El asaltante de estaciones para la editorial Chelsea (propiedad de Alejandro Díez, líder de Los Flechazos) se cerró el círculo.

Los Flechazos tocaron muchas veces en el Playa Club. Siempre que venían era una fiesta total. Dejaron noches memorables que se prolongaban luego cada vez que el DJ accionaba el play de algunas de sus canciones. Quizá por eso, cuando Alejandro hizo la gira Popcorner en el 2016, en la que recuperaba el repertorio de Los Flechazos, ajustó los gastos para poder incluir al Playa Club como fuera en ella. Y ahí volvimos a sentir la flecha pop como el primer día. Solo queda decir: ¡Qué bien que a los pinchas coruñeses les diera por ahí!

Por CrÓNICAS coruñesas

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Los Flechazos, un grupo muy coruñés