El afín a la Marea reclamará daños y perjuicios si se anula la compra del piso

Considera menoscabado su honor por la incoación del expediente de revisión

.

A Coruña / La Voz

Los expedientes completos de la adquisición, por parte del Ayuntamiento, de dos pisos -de un total de seis comprados dentro de un plan para aumentar el parque de vivienda municipal- a un afín a la Marea serán enviados al Consello Consultivo para que establezca si los procedimientos se ajustaron o no a la legalidad.

El gobierno local defendió durante meses que se trató de un proceso inmaculado y que nada tenía que ver que el beneficiario de la operación fuera un afín a la Marea. Finalmente, cambió de criterio y basándose en los informes de su propia asesoría jurídica entendió que alguna de las compras incurrían en causa de nulidad, tal y como veía desde hacía tiempo la oposición.

A los expedientes, que hoy llegarán a junta de gobierno, se suman las alegaciones presentadas por el vendedor de las propiedades, Toni Lodeiro. Frente a lo que entendía la asesoría jurídica, la jefa de servicio de Rehabilitación y Vivienda entiende que no hay motivo para la revisión de oficio de los procedimientos.

En su escrito, el representante de Lodeiro anuncia que en caso de que se anule la compra, su representado exigirá una indemnización al Ayuntamiento porque, dice, sus inmuebles habrían perdido valor «porque os pisos terían a tacha de ter sido comprados e logo devoltos por este Concello», dice.

También pedirá que se le resarza por el «dano moral e para a imaxe pública que supuxo a incoación do presente expediente de revisión de oficio nos que, á marxe da corrección da adquisición dos inmobles, estase a por en dúbida a integridade do meu representado ao permitir que teñan indebida condición de interesados» el PP, el BNG y el PSOE, dice su representante legal.

Finalmente, pedirá también que se le paguen los costes de defensa jurídica y de peritaje de todo el proceso, aunque no especifica qué cantidad reclamará en caso de que el Ayuntamiento finalmente anule la venta.

A Lodeiro se le compraron dos pisos, uno en la calle Santander y otro en Joaquín Martín Martínez, este último fue donde la oposición encontró más irregularidades y en el que el propio gobierno local acabó reconociendo causas de nulidad de la operación. Por el primero de ellos Lodeiro percibió unos 91.000 euros y por el segundo algo más de 54.000 euros.

Entre los posibles motivos de nulidad se encuentra que el piso figuraba como local comercial y oficina, no como vivienda, cuando el concurso era para estas últimas. El vendedor apunta que «de facto» el piso era vivienda, lo que refrenda con fotos de cocinas y lavadoras.

Para pasar de oficina a vivienda harían falta unas obras y adaptación a la ley que pide, entre otras cosas, una altura de techos de 2,50. En sus alegaciones reconoce que, retirando el enfoscado del techo se podría llegar a 2,495, casi la misma medida, y en todo caso apunta que otros pisos en idénticas condiciones sí obtuvieron permiso para tal cosa.

Cree que si resulta ilegalizable es algo que no se especificaba en las cláusulas. «As cláusulas escuras non poder prexudicar á parte que non as inclúe», dice sugiriendo que de ese modo se le perjudica injustamente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El afín a la Marea reclamará daños y perjuicios si se anula la compra del piso