A la Marea le resta un año para pasar de los dichos a los hechos

A doce meses de las elecciones, el balance de obras del gobierno es peor que el de los anteriores

.

A Coruña / La Voz

La primera parte del mandato la Marea la empleó en poner en marcha toda una serie de política de gestos. La eliminación de los nombres franquistas del callejero fue uno de los más visibles. En esa política se encuadran programas como el Dillo Ti, con el gobierno local reuniéndose regularmente con vecinos. Fueron años de declaraciones, de peticiones de devolución de terrenos y de exigencias a otras administraciones.

Más allá de los gestos faltaba concretar sobre el plano de la ciudad cambios físicos que evidenciasen un rumbo político distinto. En los tres años transcurridos desde que el 13 de junio del 2015 Xulio Ferreiro levantase el bastón de mando, en A Coruña no se ha abierto ninguna escuela infantil, ningún nuevo centro de día, ninguna biblioteca. No hay nuevos parques ni instalaciones deportivas, tampoco nuevas viviendas de promoción municipal para las personas con menos recursos.

La Marea, en un principio, apuntó que su línea de trabajo no tenía nada que ver con el ladrillo y el cemento. En eso se diferencia el actual gobierno local de los dos anteriores, que sí apostaron por inversiones en edificación. Así, entre el 2007 y el 2015 en A Coruña se construyeron seis escuelas infantiles municipales con cientos de plazas. Se abrieron cinco centros cívicos, el Ágora, se acabaron los parques de Visma, Oza y Vioño y se afrontaron importantes obras de rehabilitación urbana como la reforma de la plaza de Lugo, la plaza de España o la Marina y el Parrote. Además se gestionaron actuaciones de otras Administraciones, como la tercera ronda y la ampliación de Alvedro, y privadas, como Padre Rubinos.

«De mi mandato destacaría el Ágora y los parques, y de lo que más me acuerdo es de una mujer en el Birloque que me agradeció que podía comer caliente gracias al talón restaurante», rememora Javier Losada, alcalde entre el 2006 y el 2011.

«De lo que más me acuerdo es de la apuesta por las escuelas infantiles y por haber tratado de hacer una ciudad para la personas con la peatonalización de la Marina», apunta Carlos Negreira, regidor entre el 2011 y el 2015. 

En agenda

El gobierno local tiene por delante doce meses para tratar de cambiar el mapa urbano. En la agenda tiene obras en marcha y otras en proyecto que quiere ejecutar.

Entre las modificaciones más inmediatas figura la culminación de la peatonalización de la Ciudad Vieja. Desde el próximo 25 de junio los coches dejarán de pasar por el casco histórico por primera vez en la historia de A Coruña.

En marcha están otras dos inversiones que serán bien visibles: el centro juvenil de la Comandancia de Obras y la cubierta de Riazor. También el carril bici se está ampliando para enlazar con Oleiros y Culleredo.

Los mercados de Adormideras, Santa Lucía y Monte Alto -estos dos últimos incluyendo su entorno- también serán renovados, aunque no se sabe si podrá ser durante este mandato.

Según el gobierno local en los tres años que han transcurrido «abordáronse numerosos investimentos tanto en infraestruturas como en novos servizos», y contabilizan 300 actuaciones «para resolver demandas históricas».

Entre ellas hay muchas de aceras y obras de accesibilidad. También citan la plantación de 1.500 árboles. En el anterior mandato, por ejemplo, se hicieron 600 obras de ese tipo y se plantaron más de 2.000 árboles, según el PP. El bipartito contabilizó, entre el 2007 y el 2011 hasta 800 actuaciones similares y más de 1.000 árboles, además de los parques de Vioño y Oza. Comparar las pequeñas inversiones entre mandatos -escaleras mecánicas, ascensores, aceras...- resultaría imposible. En cuanto a las grandes cifras, la mayoría de las obras previstas por la Marea, por ahora, son todavía proyectos.

En la lista de mejoras de los tres últimos años figura, por ejemplo, la puesta en valor del castro de Elviña, recuperado tras muchos años de abandono.

El resto de proyectos tienen doce meses para materializarse. Los nuevos, si los hay y son de una cuantía elevada, tendrán que esperar al próximo mandato.

La Voz trató ayer de contar también con una valoración del alcalde, Xulio Ferreiro, para evaluar lo realizado y lo que queda pendiente, desde María Pita indicaron que no podía por motivos de agenda y enviaron un resumen de las actuaciones.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

A la Marea le resta un año para pasar de los dichos a los hechos