El pleno quiere que el centro de salud se quede en Santa Lucía

La enésima moción sobre el proyecto deja a la Marea sola en su defensa de hacer allí un centro cívico

.

A Coruña / La Voz

Una vez más el mercado de Santa Lucía volvió al pleno, en forma de moción, para repetir lo mismo que ya se había dicho en anteriores mociones: que el centro de salud y el mercado deben ir en la misma parcela, moción contra la que votó la Marea y que no tiene intención de cumplir.

En la sala de sesiones Rosa Gallego, portavoz del PP, se arrancó sobre el tema atacando el principal argumento de la Marea para no hacer el centro de salud en ese lugar. Cabría si va el ambulatorio sobre la plaza, en horizontal, pero para el gobierno local no es higiénica tal solución. Gallego sacó una foto del centro de salud de Lavapiés, construido en el 2007 con un mercado debajo, y de paso recordó que el proyecto fue adjudicado a una empresa «con una socia que figura entre los 99 firmantes del manifiesto de la Marea» en un concurso, apuntó, con 15 días de plazo para presentar ofertas y con las Navidades de por medio. «O hay diálogo o son los ciudadanos los que pagan las demoras», dijo el socialista José Manuel Dapena. El BNG se abstuvo, dijo Avia Veira, porque el asunto es «o conto de nunca acabar».

Movimiento vecinal

Por su parte, el concejal de Emprego, Alberto Lema, puso en duda la oposición vecinal al proyecto -van 3.200 firmas recogidas y una protesta la pasada semana- acusando al PP de emplear una estrategia de «terra queimada» y calificando de «suposta participación veciñal, porque todos nos acabamos coñecendo nesta cidade», al movimiento del barrio exigiendo que se cumpla el acuerdo del 2014 y se hagan las dos cosas en el mismo sitio. «Nós non podemos seguir esperando pola Xunta, que é a competente en Sanidade», dijo.

«También es casualidad que hubiera antes del concurso una recreación del proyecto que coincide exactamente con lo que presentan ahora a los vecinos», dijo Gallego, quien propuso que se haga una propuesta en firme a la Xunta, por escrito, incluso si pasa por tirar el edificio actual, que no está catalogado.

Otra declaración contra los desahucios, que en teoría no hay desde el año 2015

En el año 2015 el gobierno local consideraba que había puesto fin a los desahucios en la ciudad y que, cuando puntualmente hubiera alguno, acompañarían a los afectados en todo momento para darles apoyo y vivienda pues, decían entonces, el consistorio tenía pisos vacíos que no se estaban usando.

Ayer, sin embargo, se volvió a aprobar una moción contra esos desahucios, apuntando que solo se pondrán medios municipales para ellos cuando haya una orden judicial. El popular Miguel Lorenzo les recordó que eso ya era así antes: sin orden de un juez, no hay desalojo. Xiao Varela defendió la política de vivienda de la Marea, que no ha aumentado el parque de viviendas en tres años pero tiene intención de hacerlo con los seis pisos comprados -dos de ellos a un afín de la Marea- y con un edificio en Pontejos, aún sin fecha. «Esto es un brindis al sol», dijo Lorenzo.

Comedor del IES de Elviña

También en la lista de las mociones entró el comedor del IES de Elviña, a propuesta de la Marea. La concejala Silvia Cameán exigió a la Xunta que busque una solución porque no se puede dejar a 40 niños sin ese servicio. El PP cuestionó esa cifra, y finalmente votó en contra, pero el resto de los grupos lo hicieron a favor.

Por otra parte, en la sesión los populares reprocharon al alcalde que no se emitiese una declaración institucional por el fallecimiento de Jaime Hervada, alcalde de la ciudad entre 1974 y 1976. El regidor, Xulio Ferreiro, indicó que habían enviado el pésame a la familia y Avia Veira (BNG), dijo que ella se opuso por ser un regidor elegido por el franquismo.

La Marea culpa de las multas de la Marina a una norma de hace once años

Unos minutos antes del pleno, el concejal de Mobilidade comparecía para dar explicaciones sobre las cámaras de la Marina. El PSOE había pedido su dimisión por considerar que esos dispositivos, en funcionamiento desde abril del año pasado y que pusieron 34.000 multas en nueve meses, se estaban empleando aplicándoles una normativa sancionadora que no resultaba legal. Los socialistas se ofrecieron a atender a posibles afectados que quisieran presentar recursos por esas sanciones.

El concejal apuntó ayer que estudiarán el asunto, pero en todo caso apuntó que la normativa que se aplica en esos casos es del año 2007, revisada en el 2010, cuando era responsable del área, dijo, el socialista Florencio Cardador. El concejal no indicó, en todo caso, por qué aplicaron ese artículo, redactado hace once años, a las cámaras de la Marina instaladas el año pasado.

Díaz cargó también contra el PSOE por ofrecerse a ayudar, dijo, a infractores reconocidos, pues con un artículo del código o con otro, lo cierto, aseguró, es que quienes fueron multados lo fueron por haber pasado una señal donde se indica que está prohibido circular por allí pues es un área peatonal.

El concejal no aclaró cuántas sanciones están poniendo actualmente esas cámaras -hasta el pasado diciembre eran 124 al día- y aseguró que el consistorio no iba a devolver ninguna de las sanciones abonadas porque todas habían sido correctamente cobradas.

El pasado verano, a un vecino con tarjeta de residente le llegaron once multas juntas y otras diez posteriores, todas ellas por infracciones cometidas antes de que le fuese notificada la primera sanción. Tuvo que pagar más de mil euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El pleno quiere que el centro de salud se quede en Santa Lucía