La falta de una declaración BIC abre la posible venta de la Casa Cornide

La inmobiliaria que oferta el pazo de Meirás dice que «de momento» no la vende


A Coruña / La Voz

La Casa Cornide no es un bien de interés cultural (BIC). Esto abre la posibilidad de que el inmueble que desde el año 1962 ocupó la familia Franco pueda ser vendido en cualquier momento, tal y como alertaban desde el BNG. También el historiador Carlos Babío, autor, junto con Manuel Pérez Lorenzo, del libro Meirás. Un pazo. Un caudillo. Un espolio, era rotundo ayer al afirmar que el hecho de no contar con dicha calificación hace que dicha casa «ao mellor xa está vendida e nós non o sabemos; non é como o pazo de Meirás, que ao ser BIC se o venden a Xunta ten dereito de tenteo antes de que se peche a operación».

Sobre el inmueble de la Ciudad Vieja, la edila del BNG Avia Veira detallaba ayer que «ten unha protección monumental, que é altísima porque obriga a manter a estrutura interna do edificio e a fachada, e tipifica o emprego de materiais nas reformas, entre outras cousas». Además, destacaba que el inmueble está ubicado dentro de un BIC, que es la calificación que tiene, desde el 9 de marzo de 1984, el «Conjunto histórico-artístico de la Ciudad Vieja». Y a ello se añade, apuntaba Veira, el hecho de que a su lado «pasa o Camiño inglés», que también cuenta con protección patrimonial.

De todos modos, «en nuestra página web no está, de momento». Esto comentaban ayer desde la inmobiliaria Mikeli, con sede en Santander, aludiendo a la Casa Cornide. Esta es la firma que está buscando comprador para el pazo de Meirás, por un precio de 8 millones de euros, y desde la misma destacaban cómo desde el primer momento en el que salió a la venta el inmueble de Sada «estuvo colgado en nuestra página web y los medios se hicieron eco de ello».

Desde la inmobiliaria también gestionan la venta de La Piniella, una finca en Asturias de más de 50 hectáreas con una casa blasonada, que formó parte en su día de la herencia de Carmen Polo y ahora pertenece a la Comunidad de Herederos de Carmen Polo Franco, que es la denominación oficial. Dicha finca está ubicada en el municipio de Llanera y por la misma piden 5 millones «negociables en función de las condiciones y la demanda». 

Obras en el tejado y la terraza

La alerta sobre la situación de la Casa Cornide la dieron vecinos de la Ciudad Vieja que vieron cómo empezaban unas obras en el edificio. Avia Veira explicaba que pidió el expediente y vio que se trata de «unha obra pequena, pero moi sintomática» ya que, en su opinión, puede suponer el acondicionamiento del edificio para su posterior venta. La licencia fue aprobada por la comisión del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri).

Los dueños de la casa pidieron el permiso municipal para las obras el pasado mes de julio. La intervención consistirá, básicamente, en el acondicionamiento del tejado, la impermeabilización del mismo y la reparación de una terraza de la parte sur del inmueble por la que entraban las aguas pluviales. El plazo para el inicio de las obras era de seis meses y los propietarios casi agotaron, ya que el inicio de las mismas tuvo lugar el pasado mes de enero. Las tareas durarán 10 meses, según recoge la licencia municipal.

Xosé Antón Fraga, director del Instituto José Cornide, explicaba ayer que esta entidad no tiene ninguna vinculación con la casa del naturalista y humanista, si bien en algún momento, cuando era alcalde Francisco Vázquez, «fíxose algunha xestión» para que el instituto estuviera en dicha vivienda, aunque finalmente no cuajó.

Un edificio histórico que fue adquirido en una subasta por 305.000 pesetas

«Mi querido amigo: Tengo el gusto de comunicarle que hoy por fin ha terminado el plazo para la subasta de la célebre casa que tanto deseaba Su Excelencia. Hoy también se reúne el pleno para adjudicarla a un particular y este venderla a la Señora». Este dice la carta que en 1962 enviaba el secretario personal de Franco, Ricardo Catoira, al subsecretario de Hacienda, Juan Sánchez-Cortés Dávila. La localización de la misiva forma parte de la investigación de Carlos Babío y Manuel Pérez Lorenzo plasmada en su libro sobre el pazo de Meirás y la Casa Cornide. La puja tuvo lugar el día 2 de agosto y a la misma solo se presentaron Pedro Barrié y José Luis Amor Fernández, adjudicándosele al primero por 305.000 pesetas. Esa misma tarde, aplicando una de las cláusulas por la que «podíase pasar un terceiro en función da súa personalidade», apunta Babío, la casa, un edificio histórico construido entre los años 1750 y 1760 pasó a poder de los Franco. También destaca como al día siguiente el Ayuntamiento inició las obras de reforma de la vivienda, con fondos del Estado, y que no han encontrado ningún documento en el que la familia Franco pagaran dinero alguno a Barrié.

En el mes de septiembre del año pasado, el pleno de la corporación municipal aprobó, con la abstención del Partido Popular, la petición de recuperación del pazo de Meirás. Y el pasado mes de enero, otra moción del BNG, que contó con los mismos apoyos, instaba a la recuperación de la casa Cornide para el erario público considerando las posibles irregularidades que podrían haberse cometido durante el proceso para llevar a cabo la subasta de la misma en 1962.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La falta de una declaración BIC abre la posible venta de la Casa Cornide