Las papeleras se suben a la parra

Vándalos y conductores afrontan a diario el pago de los destrozos que causan en el mobiliario urbano, donde un banco puede costar 14.600 euros

.

a coruña / la voz

Si los ciudadanos supieran lo que cuesta una de esas papeleras de plástico amarradas a las farolas las tratarían de usted. Nada menos que 137 euros el modelo básico. Si es de hierro forjado, la broma supera los 400. Por no mencionar otras piezas del mobiliario urbano, como un bolardo, que ronda los 180 euros, un banco de madera, que alcanza los 600, o una pequeña farola con una única tulipa, que sube a los 1.500. Así andan los precios en el sector del mobiliario urbano. Y el que no es urbano, pues una simple señal vertical de ceda al paso en una corredoira del fin del mundo se pone por los 180 euros, como mínimo. Las marquesinas ya se codean con los palacetes. Una normalita con perfiles de aluminio y acristalada ronda los 8.500 euros. Tampoco es moco de pavo el precio de esos anclajes para bicicletas, que superan los 200 euros. Y si se apuesta por una papelera con cenicero en hierro forjado, la unidad está en los 655.

El Ayuntamiento se gasta todos los años alrededor de 225.000 euros en poblar la ciudad de mobiliario urbano. Y cuando alguien destroza un bolardo o un contenedor, ya sea a patadas o porque el coche se le fue, el gobierno local le reclama el precio de la reparación o de la sustitución. Y entonces más de uno se lleva las manos a la cabeza.

Así es como descubren decenas de coruñeses que el precio de un banco va desde los 420 hasta los 683 euros, según el modelo; un contenedor grande cuesta 1.190 euros, una farola de tamaño medio 1.525 euros y otra de mayores dimensiones unos 3.795 euros. Pero eso no es nada. Si la administración contrata a una empresa de diseño para que le instale en un determinado lugar papeleras, bancos y farolas exclusivas, que sean únicas en el mundo, entonces los precios se van por las nubes.

La Marina

Tal y como ocurrió en la nueva Marina, cuyo proyecto contempla la instalación de unas farolas con forma de árbol que cuesta cada una 3.000 euros. Y habrá nada menos que 68.

Otro ejemplo que da cuenta en qué mundo se mueve el sector del mobiliario urbano de diseño son los bancos para sentarse en el futuro Parrote. El modelo Marina 4 costó la friolera de 14.610 euros cada uno. El proyecto, firmado por el arquitecto Luis Collarte, contempla hasta la instalación de seis unidades, lo que supone solo en bancos un desembolso de 90.000 euros. Se prevé además la distribución de 80 asientos de acero resistente a la corrosión. 21 de ellos tienen un precio de 3.500 euros y otros 33, de 2.572. Los más económicos, 15 unidades, valen 807 euros.

Habrá también 31 jardineras de madera y acero. Cada una cuesta 2.800 euros. Las papeleras ascienden a 950 y las cuatro fuentes que darán de beber tienen un coste cada una de 1.500 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las papeleras se suben a la parra