Adiós a la videoteca de Monte Alto

El videoclub Josman liquida su material y echa el cierre tras 29 años de historia

Manuel Riobó y Julia Sánchez en la puerta de su negocio
Manuel Riobó y Julia Sánchez en la puerta de su negocio

A CORUÑA / LA VOZ

Hace 29 años Julia Sánchez y Manuel Riobó estiraban la noche hasta las cuatro de la mañana. «Teníamos que preparar el escaparate para el estreno de Acorralado», recuerda ella. Corría el verano 1985 y acaban de abrir el videoclub Josman, en el número 83 de la calle de la Torre. «Entonces, cuando venía un estreno así potente comprábamos 15 o 16 copias», añade él. «Y se alquilaban todas -sonríe Julia-. Nunca hacíamos lista de espera y había quien permanecía una o dos horas aquí a que alguien devolviese la cinta».

Todo ha cambiado. Radicalmente. De los estrenos ahora se compraban, a lo sumo, tres copias. «Y así no hay manera de mantener los gastos del negocio», lamenta Julia. Clientes hay. De hecho, mientras se hizo este reportaje una persona se dio de alta como socia. Pero no los suficientes como para tener futuro. «No lo hay -señala-. Con la piratería los videoclubes lo tenemos crudo. Llevamos años esperando por una ley que llega tarde. Hasta que no acaben con las páginas web pirata y las descargas no hay nada que hacer».

Ahora liquidan las cerca de 15.000 referencias que poseen en su local, situado en calle de la Torre 48 desde el traslado que hicieron tres años después de la apertura. «Nosotros más que un videoclub éramos una videoteca, porque no solo teníamos novedades, sino que hay cosas que luego se descatalogaron y solo las puedes encontrar así», apunta la propietaria. Además, aún se pueden alquilar los Blu-Ray y deuvedé. A 2,10 euros, cada filme. «Casi tenemos los mismos precios que al principio», precisa. En tiempos del Beta y el VHS, las clasificaban así en función de su actualidad: «Punto amarillo, 300 pesetas; punto rojo, 200 pesetas; y punto azul, 100 pesetas».

17.000 socios

En el archivo de Josman se acumulan cerca de 17.000 socios. «Son familias, no personas individuales», puntualiza Julia que se siente «enormemente agradecida» por el respaldo de sus clientes durante todos estos años. Hubo varios baches: «Primero, las cadenas privadas, pero luego volvió a resurgir. Más adelante, el deuvedé y el Blu-Ray supusieron un repunte». Todo hasta que «hace siete u ocho años empezó a ir hacia abajo con Internet» y ya no resurgió. El último gran hit del negocio fue Avatar.

Recientemente, muchos recordaron el nombre del videoclub por el Josman del caso Pokémon («sí, cuando vi en la prensa que había un Josman por ahí me reí mucho»). La noticia ahora es su propio cierre. Está previsto, en principio, para el 31 de agosto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Adiós a la videoteca de Monte Alto