Desmontando la Torre

En la visita guiada los arqueólogos alertaron de la humedad en la sala Giannini y que su inscripción «estase perdendo»


A Coruña / La Voz

La visita guiada a la torre de Hércules casi duplicó ayer las previsiones iniciales. A la una de la tarde, Felipe Senén anunciaba a los asistentes que iban a explicar «toda esa neboeira arredor da Torre». En la oficina de turismo, punto de partida del recorrido, aludía a un entorno de «chiringuitismo» y apuntaba que en otros monumentos el público es recibido en el centro de recepción de visitantes «que é o que nos falta aquí». Señalando un panel de la sala Giannini alertó que «esa inscrición de pedra estase perdendo, vaise esvaendo pola humidade». También el arqueólogo Xoán Naveiro, que guio la visita, llamó la atención sobre la humedad en dicha sala «como se ve en esas piedras».

Durante el recorrido, Naveiro habló de la «hipótesis» del sistema de iluminación encendiendo un fuego en la parte alta del faro asegurando que «mantener ese fuego arriba, con todo abierto, es imposible». De todos modos, detalló que podría estar iluminado, pero con una pieza troncocónica sobre la que se movería una plataforma giratoria.

Esta no fue la única cuestión en la que discrepó este arqueólogo y durante el recorrido por la parte baja del faro apuntó que un lugar en el que «se habla de cocina, pero no hay restos de fuego», aludiendo a la estructura medieval de la construcción.

Aunque debido al fuerte viento los visitantes no subieron al mirador de la parte alta, Naveiro indicó que sería muy positivo que en dicho lugar existiera «un aparato para mirar» todo un entorno de lugares geográficos vinculados con la torre de Hércules como son Montefaro, Torrella o Vixía.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Desmontando la Torre