De la plaza de Lugo al Noroeste

El dúo Escuchando Elefantes actuará mañana en el festival de la playa


A Coruña / La Voz

Él iba para informático. Ella estudiaba filología inglesa. Todo hasta que la música se cruzó en su camino. «Bueno, él creo que fue músico desde que nació, pero yo no me encaminaba precisamente a esto», precisa Silvia Rábade. Habla de Carlos Tajes, su compañero en Escuchando Elefantes. Como ella, tiene 25 años. En los últimos tres se han ganado a cientos de coruñeses con sus constantes conciertos en la plaza de Lugo.

«Sentimos la llamada de la calle y nos echamos a ella», resume Carlos sonriendo. Dicen que así es como mejor se sienten. «Tras sacar el disco -se refieren al autoeditado Show & Tell, del que ya han vendido 1.000 copias- estuvimos tres meses tocando en salas. Cuando volvimos a la calle dije: 'Este es nuestro sitio'», confiesa. En su caso, consideran que ahí reside el escenario más digno que existe: «Mucha gente asemeja esto a pedir limosna. Nosotros no lo vemos así para nada», comenta Silvia.

Les va bien. De hecho, viven de ello. «Sí, es nuestra profesión. Al final, con lo que recaudamos en los conciertos, nos sacamos un sueldo». Ello les permite no solo pagar el alquiler, sino viajar con sus canciones a cuestas. El día que los llamaron del Ayuntamiento estaba ultimando los detalles para su asalto a Centroeuropa. «Íbamos a la República Checa. Cuando nos dijeron que estábamos seleccionados, nos quedamos un poco indecisos. Al final pensamos: 'Pues va a ser que no'», se ríe. Las calles de Praga tendrán que esperar para acoger las canciones que ya han rodado por Francia, Bélgica o Irlanda.

«Nos mucha hace ilusión tocar en el Noroeste Pop Rock, pero lo vemos tan importante como cualquier bolo de los que damos en la calle», reflexiona Silvia. «Con tal de que haya una persona escuchándote para mí es igual de importante. Sería injusto volcarte más en un concierto que en otro», añade.

Teloneros de Xoel López

Su actuación será a las 21. 15, antes del concierto que tiene previsto Xoel López y sus amigos. Quienes acudan presenciarán la versión amplia del grupo, con batería y contrabajista. Con esos mimbres expulsarán folk-rock de aire tradicional y ecos americanos e irlandeses. «Es lo que nos gusta y también lo que nos sale», concluye Carlos.

Los dos irradian una particular mezcla de emoción y seguridad en lo que hacen. Incluso, pese a las dudas de algunos familiares. «Me veo de viejos en esto. Una vez que te metes aquí no hay vuelta atrás. Esto es un proyecto de vida», apunta Silvia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

De la plaza de Lugo al Noroeste