Tradición hotelera centenaria

A CORUÑA

Esta familia ha llevado la gerencia de la pensión La Provinciana, en la Rúa Nueva, desde el siglo XIX. Y todavía les quedan muchos años más

30 abr 2010 . Actualizado a las 12:21 h.

Es un torbellino. Cuando Rosalía Pose se pone a hablar, a contar las infinitas anécdotas e historias vividas en los 56 años que ha estado detrás del mostrador de la pensión La Provinciana, es imposible pararla. «Si yo te contara... Es que todo este tiempo da para mucho. Entre otras cosas para ver crecer a mis cuatro hijas: tres viejas y una joven», afirma sobre su descendencia, entre las que hay una diferencia de edad de 20 años entre la mayor y la menor.

«Todas ellas han trabajado aquí desde niñas. Las exploté», bromea. Pero solo una de ellas ha decidido seguir con el negocio familiar, Rosa Isabel Lago, que ha cogido las riendas de la pensión junto a su marido: «En un principio me parecía una lástima, pero me he dado cuenta que me daría mucha pena que nadie siguiese con el negocio», apunta Rosalía, que aunque ya no está oficialmente al frente del negocio, sigue mandando lo suyo: «Solamente vengo a dar órdenes y enfadarme. Aquí soy jefa, y en casa, soy madre», afirma, mientras su hija asiente con la cabeza.

Y es que este más que centenario hospedaje lleva en manos de esta familia desde su inauguración, de fecha incierta, pero situada a finales del siglo XIX: «La Provinciana fue fundada por la tía de mi suegro, y estuve años investigando sobre el origen, pero entre la salud y lo demás, lo fui dejando y no he llegado a averiguar la fecha exacta», cuenta Rosalía, cuya relación con el hostal se remonta a su infancia: «Con ocho meses vine por primera vez con mi padre, que venía desde Vimianzo a trabajar y se alojaba aquí. Y ya con diez años le dije al hijo del dueño que cuando creciera me casaría con él. Y así fue», recuerda esta hotelera.