El dique de abrigo costó lo mismo que Figo

R. VENTUREIRA / C. FERNÁNDEZ A CORUÑA

A CORUÑA

Una tabla matemática permite transformar en pesetas del año 2000 todos los precios del siglo Los nuevos «fingers» de Alvedro costaron lo mismo que el palacio de María Pita. El pazo de Meirás, un pelín menos que un piso de lujo en Linares Rivas. El dique de abrigo, como Figo. Una tabla de conversión de precios elaborada por un economista madrileño permite llegar a tan sorprendentes conclusiones. Con esa «calculadora temporal» en la mano, las comparaciones son más odiosas que nunca.

25 feb 2001 . Actualizado a las 06:00 h.

¿Cuál es la obra pública más cara realizada jamás en la ciudad? Ya hay respuesta para esa pregunta: el dique de abrigo. Costó 270 millones en 1951, que equivalen a 11.000 del 2000. Algo menos (10.600) pagó el Madrid por el malabarista Figo el pasado verano. Francisco Vázquez ha contado con los billetes de los que no dispusieron sus antecesores. En 1926, el alcalde Manuel Casás ideó un proyecto de paseo marítimo que se extendía por Riazor y Orzán. Los técnicos presupuestaron la obra en 10.300.000 pesetas, que corresponden a 2.427 millones del pasado año. El proyecto quedó aparcado por carísimo. Vázquez lo hizo realidad en 1992 con sólo 1.027 (equivalen a 1343 kilos del 2000). La evolución económica le ha permitido al actual alcalde realizar las obras municipales más caras de la historia. La Casa de los Peces costó 2.500 kilos en el 99 (casi 2.600 millones del 2000). Con ese dinero, se podrían haber levantado 18 palacios de María Pita en 1926. Y con el que se invirtió el pasado año en el Millennium (365 millones), en 1894 se habrían construido trece obeliscos como el de los Cantones. El progreso produce paradojas como la que protagoniza el estadio de Riazor: reconstruirlo en su totalidad en 1943 costó cuatro veces menos que la reforma de 1995. Repsol, el más inversor Otra curiosa equivalencia: el aeropuerto de Alvedro nació en 1963. El Estado invirtió el equivalente a 1.654 millones del pasado año. La ampliación de la terminal, obra recientemente inaugurada, valió poco menos que la mitad: 700 kilos. Aunque para inversión gigantesca, la realizada por Repsol. El amplio complejo que inauguró en A Coruña en 1964 le costaría ahora 38.660 millones. No sólo ha crecido el poder económico de instituciones y empresas. Los particulares que hace cinco años pagaron 100 millones (111 kilos, en pesetas del 2000) por una casa en el número 1 de Linares Rivas casi habrían podido abonar todo el coste de la construcción del pazo de Meirás en el lejano 1938.