Sin el error habitual, el Lugo sometió al Girona y explotó su balón parado

Millán Gómez LUGO

CDLUGO

Carlos Castro

Dominó la práctica totalidad de la primera mitad y apenas sufrió en defensa

14 oct 2021 . Actualizado a las 21:07 h.

El Club Deportivo Lugo sumó su segunda victoria de la liga después de nueve jornadas, un extracto de temporada en la que solo ha perdido en dos ocasiones. Tres jornadas consecutivas sumando. Y dos puntos de renta sobre el descenso. Un Lugo que mantiene las sensaciones al alza, con «la flechita hacia arriba», como se dice en el argot futbolístico.

Los lucenses dominaron mayoritariamente la primera mitad, generando y jugando en campo contrario. Un Lugo que apenas sufrió en la primera mitad, salvo a balón parado con los golpeos de Aleix García, aunque el Girona creó más en la segunda mitad en estrategia. De hecho, la sustitución de Aleix García, matriz de la pelota parada gironí, perjudicó a los catalanes. El Girona, en el global del partido, solo hirió en saques de esquina y faltas laterales, así como en algún intento de transición cuando el equipo entrenado por Míchel Sánchez encontraba pasillos interiores batiendo líneas de presión.

Pero fue el Lugo el que dominó mayoritariamente desde el inicio. Con un Chris Ramos muy profundo por izquierda y un Orest Lebedenko cada vez más afianzado en fases ofensiva y defensiva. Hugo Rama sigue al alza junto a un Josep Señé muy eficaz desde el primer día. Señé se parece mucho al que debutó con el Celta en Primera o al de la Cultural y Deportiva Leonesa 2017-2018. Y, como «hombre boya», José Ángel Carrillo realiza un trabajo impagable, en este caso reemplazando a Manu Barreiro.