Un rival de Primera en Segunda para el Lugo

CDLUGO

Carlos Castro

El Leganés aspira al ascenso con una plantilla en la que el 84 % de sus futbolistas han jugado en la élite

02 oct 2021 . Actualizado a las 20:51 h.

Seguro que nadie se echó las manos a la cabeza cuando escuchó al entrenador del Lugo, Rubén Albés, decir que el Leganés cuenta con «la mejor plantilla de la categoría». Y si alguien se sorprendió, solo tiene que repasar la trayectoria de los futbolistas que Asier Garitano tiene a su disposición. El cuadro pepinero cayó de Primera División hace un par de temporadas, en la anterior se quedó a las puertas y en la actual ha doblado su apuesta por regresar a la liga de las estrellas, acumulando todavía más experiencia y talento con fichajes como los de Rubén Pardo, el exdeportivista Fede Vico o el portero Iván Villar, a préstamo por el Celta, entre otros.

De los 25 futbolistas que componen la plantilla del Leganés, 21 han debutado en la máxima categoría, bien en España o en otros campeonatos europeos como la Ligue 1 francesa, como son los casos de Sergi Palencia, Rubén Pardo y Doukouré, y la Eredivisie holandesa, donde disputó 27 partidos el central nigeriano Kenneth Omeruo, un fijo en la zaga para Garitano. De entre todos los efectivos del Leganés con pasado en Primera División son seis los que han participado en más de un centenar de partidos: el portero Asier Riesgo (185), con la Real Sociedad, el Osasuna y el Éibar; el lateral Unai Bustinza (102), con el Athletic de Bilbao y el Leganés; el recién llegado Rubén Pardo (189), con la Real Sociedad, el Betis y el Girondins; el central Bruno (126), con el Betis, el Getafe, el Levante y el Valladolid; el centrocampista Recio (243), con el Málaga, el Granada y el Éibar; y el marfileño Cheick Doukouré (107), con el Lorient, el Metz y el Levante. Javier Hernández, Bárcenas, Sergio González y Randjelovic son los únicos jugadores en nómina sin experiencia en la élite.

Con todo, el Leganés aún no podido alcanzar su hábitat. Está más cerca después de sus dos victorias consecutivas ante la Real Sociedad B (1-0) y el Mirandés (1-2), que le han permitido dar un buen pulo en la clasificación y descargar ansiedad. Su techo salarial, el tercero más alto de la categoría, le exige más, por más que Garitano diga lo contrario. «Ni presión, ni exigencia... No sé cuánto dinero tenemos, solo sé que contamos con una plantilla amplia. A mí quizá me habría gustado tener una un poco más corta, pero es lo que hay», dio el preparador del Leganés, que no pudo convocar a los lesionados Avilés, Quintillà y Bautista.