Una primera parte para ilusionar

David Cofán LUGO / LA VOZ

CDLUGO

Eddy Kelele

El Lugo disputó un primer tiempo de mucho nivel, donde pudo matar el duelo

15 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Si el Club Deportivo Lugo acabase la primera mitad en Montilivi con un 3-0 no podríamos decir que fuese un resultado injusto. El equipo dirigido por Luis César disputó, probablemente, los mejores 45 minutos de la temporada, con un fútbol vertical, sólido atrás y más vistoso de lo habitual.

Moctar El Hacen al Lugo a los siete minutos, y aunque es cierto que se echó atrás para matar el partido a la contra, la explosividad de sus salidas y la presión tras pérdida fueron elementos para la esperanza en el tramo final de temporada, donde el equipo debe abstraerse de los cambios de entrenador y centrarse en seguir desarrollando el método Luis César, que de momento está cambiando el estilo de un Lugo encallado hace dos semanas.

Exhibición de Arvin Appiah

Sus primeras oportunidades fueron fugaces. Sus impulsivas apariciones mostraban un jugador talentoso pero con poca calma para manejar las situaciones en las zonas de peligro para el rival. En los dos partidos que ha dirigido el entrenador de Vilagarcía, Appiah ha sido titular, dándole galones para que desarrolle el fútbol que lo convirtió en el fichaje más caro de la historia de la Segunda División cuando desembarcó en la UD Almería.

Ante el Girona mostró sus cualidades. Un jugador distinto, habilidoso, vertiginoso y con la insolencia que solo un chaval de 21 años puede demostrar, encarando a los jugadores del rival sin miedo a llevarse una tarascada.

Él fue el artífice de la mayor parte de las acciones más claras de la primera parte. Su primera galopada tuvo como respuesta el cuerpo de un defensor del Girona, que despejó la pelota cuando esta enfilaba la red defendida por el ex del Lugo, Juan Carlos. En su segunda internada tuvo la clarividencia para mandar un caramelo a El Hacen, que cómodamente zanjó el asunto y convirtió el primero de la tarde.

Agotado. Appiah finalizó el partido a los 58 minutos. Luis César en rueda de prensa afirmó que «es un diamante en bruto, pero tiene que ponerse al 100%, solo lo veo para sesenta minutos, pero el día que esté al máximo será un jugador de otro nivel». Unas palabras que nos permiten entender el porqué de la sustitución. La diferencia con Gerard Valentín y Herrera fue evidente, dejando claro que tiene muchas opciones de convertirse en indiscutible.

Mejoría en defensa

La defensa ante el Fuenlabrada fue el punto más negativo en el estreno de Luis César. El nuevo esquema y estilo impuesto por el arousano incomodaban a una zaga acostumbrada a estar recogida, cerca de su área, evitando repliegues a muchos metros de su portería. No le costó el partido por una gran actuación de Cantero, pero era evidente que en Girona, con Stuani, esas opciones no iban a ser perdonadas.

Sin embargo Montilivi fue el escenario donde el Lugo mejoró sus prestaciones, solamente un error fatídico les privó de los tres puntos, pero la defensa se mostró muy sólida. Venancio encontró en Alende la pareja que necesitaba, tras la terrible actuación de Djaló ante los madrileños, que provocó que ni siquiera fuese convocado.

Los laterales cuajaron una buena actuación, con incansables carreras en ataque y defensa, desactivando los tremendamente ofensivos y verticales extremos del Girona.