Nafti, un entrenador diferente que no pudo completar su obra

Pese a que los malos resultados en el último mes y medio forzaron su cese, se marcha sin perder en casa, imponiendo un estilo particular que alejó al equipo del descenso


Lugo / La Voz

La etapa del francotunecino en el Lugo arrancó el 15 de octubre con un objetivo claro, levantar al equipo de la mala racha de resultados con Juanfran, y colocarlo en la zona tranquila de la tabla para alcanzar la salvación. Casi cinco meses más tarde, Nafti había cumplido el objetivo inicial, recuperando la confianza de la plantilla y encadenando triunfos que supusieron una auténtica revolución. Aunque ya no era Brad Pitt, un mes malo tiró por la borda lo realizado con anterioridad, dando igual los seis puntos por encima del descenso, o la condición de invicto en su estadio.

Desde el día de su presentación Nafti tuvo claro a que club llegaba, consciente de la dificultad para formar parte de un proyecto largo: «Estabilidad y fútbol son dos palabras bastante opuestas hoy en día. Hay mucha presión, obligación de ganar cada partido, pocos clubes pueden presumir de la estabilidad a largo plazo. Soy conscientes de los riesgos». Incluso alabó el proceder de la entidad, «mis referencias del club han sido siempre muy buenas, la imagen del Lugo, es la de un club sano, limpio, que hace las cosas bien, y que por eso se mantiene». No obstante, en las dos últimas destituciones, la escasa paciencia fue más llamativa que de costumbre.

Números positivos

Con Mehdi Nafti el Lugo ha sumado 33 puntos de 66 posibles, 27 goles a favor y 26 en contra, con un balance de ocho victorias, nueve empates y siete derrotas si sumamos Copa y Liga. Una media de 1,38 puntos por partido, siendo el tercer técnico con mejor porcentaje después de Juanfran y Luis Milla.

Tras un excepcional primer mes en el banquillo, sumando cinco victorias, un empate y una derrota, el nivel del equipo se resintió, sobre todo en ataque, bajando sus cifras anotadoras y manteniéndose a flote gracias a un gran rendimiento defensivo. En los últimos tres meses en Liga, Nafti solo consiguió dos victorias, nueve empates y cinco derrotas. La decisión de Tino Saqués ha obviado el buen trabajo inicial, valorando los últimos meses de competición -en especial el último-, donde dos puntos de quince acabaron sepultando al de Toulouse.

Un estilo defensivo, pero eficaz

No solo mejoró las cifras y estadísticas, Mehdi Nafti fue capaz de reanimar a un vestuario hundido por la marcha de Juanfran y sacar el máximo de todos sus futbolistas. Lo consiguió desde la solidez defensiva, erigiendo una muralla infranqueable, de donde el club rescató muchos puntos, mejorando ostensiblemente el rendimiento de jugadores como Venancio, Ander Cantero y jugadores más talentosos como Hugo Rama. No en vano, acumuló hasta nueve partidos sin encajar, la tercera mejor marca del equipo en la Segunda División.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nafti, un entrenador diferente que no pudo completar su obra