El Lugo sale ileso de La Romareda

Maniató al Zaragoza con una defensa de cinco y un esfuerzo titánico de todo el equipo


Zaragoza: Cristian Álvarez, Vigaray (Delmás, min 59), Atienza, Grippo, Nieto, Eguaras, Igbekeme, Javi Ros (Papu, min 68), Kagawa, Dwamena (Pombo, min e79) y Luis Suárez

 Lugo: Varo, Gerard Valentín, José Carlos, Peybernes, Lebedenko, Pita, Seoane, Borja Domínguez, Álex López (Jaume Grau, min 75), Cristian Herrera (Manu Barreiro, min 83) y Carlos Castro (Yanis Rahmani, min 60)

Ábitro: Areces Franco, del comité asturiano. Amonestó a los visitantes Carlos Pita, Peybernes, Seoane y Lebedenko, y al local Eguaras.

Incidencias: Partido de la séptima jornada en la Liga Smartbank disputado en el estadio de La Romareda ante 24.594 espectadores.

No era tarea fácil. La Romareda aprieta y el Zaragoza fue construido pensando en el regreso a Primera. Nadie había puntuado allí todavía. Pero el Club Deportivo Lugo, con un encomiable trabajo defensivo y un esfuerzo titánico de todos sus hombres, fue capaz de arrancar un empate que borra el gesto de frustración que le había dejado el derbi de Os Ancares ante la Ponferradina. Un resultado de mérito que también le insufla ánimos para otro exigente test ante el Tenerife en la próxima jornada.

El equipo lucense apareció en La Romareda con un novedoso dibujo, muchas novedades en la alineación y con el firme propósito de arrebatarle el balón al conjunto maño y elaborar posesiones largas para que el tiempo transcurriera y las prisas traicionasen al rival. Con todo, el objetivo principal era blindar la meta de Varo, por eso Eloy Jiménez situó una defensa de cinco con Gerard Valentín y Lebedenko en los carriles y Carlos Pita, José Carlos y Peybernnes completando la muralla. Con Seoane, Borja Domínguez y Álex López por delante, los albivermellos resistieron como jabatos el chaparrón inicial del Zaragoza y se marcharon al descanso con la cabeza bien alta y la sensación de poder convertirse en el primer equipo en salir ileso del templo zaragocista. La mejor ocasión de los locales en la primera mitad fue un cabezazo a placer de Dwamena que se perdió por encima del travesaño. En ese asedio inicial también la tuvo Luis Suárez. Peybernes midió mal y el remate franco del atacante colombiano lo rechazó Varo. El Lugo tardó en asomar por los dominios de Cristian Álvarez, que sufrió su primer momento de apuro en un centro-chut lejano de Gerard Valentín cuando se iba a cumplir la media hora de juego. Los problemas del Zaragoza para desarmar el entramado visitante iban a más, al igual que el bagaje ofensivo de un Lugo que tuvo una ocasión de oro al filo del descanso. Gerard Valentín progresó a trompicones, cedió el balón a Cristian Herrera y el remate de este se estrelló en la escuadra.

El descanso fue un bálsamo para el CD Lugo, que volvió al terreno de juego reforzado en su idea y equilibró el partido. El cerrojo daba resultado y las llegadas al área contraria eran mucho más frecuentes que en la primera parte. Herrera y Lebedenko se asociaron un par de veces por la banda izquierda para poner en alerta a un Zaragoza que no encontraba espacios por dentro e insistía una y otra vez en abrir el campo y buscar la sorpresa por las bandas con sus laterales. Varo tuvo que rechazar un involuntario remate de Pita contra su portería en su único susto serio de la segunda mitad. El Lugo salía con peligro cada vez que recuperaba el balón, pero el cansancio le hacía mella en los metros finales. Hasta que apareció Rahmani, que dio fuerzas y profundidad al ataque de Lugo y firmó una sensacional jugada cuando solo quedaban 10 minutos para el final. Cogió el balón en campo propio, enfiló el camino de la portería contraria y su disparo sobre la frontal casi acaba en gol

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

El Lugo sale ileso de La Romareda