El Lugo suspende en las áreas


En la Nova Creu Alta grabó el Lugo a sangre y fuego su doble personalidad. Lo mejor y lo peor del equipo de Setién quedó plasmado. Me pareció una derrota de las más crueles que se pueden encajar, pero el fútbol es implacable con los equipos que no plasman en el marcador su superioridad. Empezando por lo peor, saltó en el primer minuto, en uno de los tradicionales fallos individuales: el recalcitrante Pavón falló un balón fácil para despejar de espaldas, y Sotan no desperdició el obsequio. Seoane también se sumó a la subasta defensiva (minuto 36), pero esta vez el delantero tropezó con un topo que pasaba por allí. Salvo otro centro-chut local, no hubo más noticias de ocasiones locales. Tiene dos lecturas: el repliegue casi sonrojante del Sabadell y el toque a rebato de Setién. Como un resorte, el Lugo se fue arriba. Bajo la batuta de un inspirado Pita (cuando el coruñés está enchufado, teje el fútbol con maestría), comenzó el recital de posesión. Aperturas a bandas, pases interiores, pero casi siempre fallaba el último. Cuando alguno encontraba el hueco y el centro propicio, faltaba el remate certero a bocajarro o el disparo atinado. O sea, lo de siempre. La para mí tardía salida de Rennella en sustitución de un Juanjo en su mejor versión de enganche, pero nunca en remate, acabó con el francoitaliano desquiciado y cayendo en continuos fueras de juego o faltas. Con todo, estrelló un zurdazo en el poste y durante su presencia le fue anulado un gol a Peña por más que dudoso fuera de juego. El Lugo ha confirmado en Sabadell que recuperó su mejor versión, pero suspendió en las áreas, donde se deciden los resultados. Y esa dicotomía es la que manda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Lugo suspende en las áreas