El plan del pulpo divide la comarca

Alguna cofradía reclama veda de tres meses y otra que no haya ningún paro

.

Carballo / la voz

Entre otros temas, la federación provincial de cofradías tiene previsto tratar en la reunión que se celebrará mañana sobre el plan experimental de gestión del pulpo que ya tienen los patrones mayores sobre la mesa desde mediados del pasado mes y que se publicó el martes en el Diario Oficial de Galicia. La normativa regula la campaña de este año y el próximo y no introduce cambios, a pesar de que todo el sector es partidario de realizarlos.

La cuestión es que las cofradías no se ponen de acuerdo a la hora de establecer cuestiones tan importantes como la veda. Desde Fisterra reclaman un paro de, por lo menos, tres meses, en tanto que en Camelle abogan por mantener la actividad todo el año, sin ningún tipo de descanso. Una posibilidad intermedia, rechazada por la Administración, es realizar un paro biológico, financiado por la Xunta. Agrada a todo el sector, pero tiene muy poco recorrido.

El patrón mayor de Fisterra, José Manuel Martínez Escarís, es uno de los principales defensores de prolongar la veda. Considera que un mes es insuficiente, sobre todo porque durante el verano se produce el desove, que hay que respetar, y porque las capturas no se recuperan hasta finales de septiembre o principios de octubre.

Este año ha habido muy poca pesca, pero el precio ha sido muy elevado, por lo que la escasez se ha visto compensada. La semana anterior al cierre el precio del pulpo llegó a los 14,5 euros en la lonja de Malpica. El más barato se pagó a más de 10, una cotización que los propios vendedores calificaron de «desorbitada».

Si no hay acuerdo para la próxima campaña, lo más probable es que mantenga el plan actual, que establece un máximo de 50 kilos por tripulante y día, aunque durante julio y agosto baja a 30, algo con lo que no están de acuerdo en varias cofradías. En todo caso, las capturas siguen con topes semanales también y dependientes de la embarcación y el número de tripulantes. Hasta ahora, muy pocos han conseguido el máximo permitido. Habrá que esperar a julio.

La lonja de Malpica vivió en mayo su mes «horríbilis»

Mayo ha sido un mes muy malo para la lonja de Malpica. El día 18 comenzaba la veda del pulpo y buena parte de los vendedores habituales se quedaban en tierra, con lo que la rula ha estado casi vacía desde ese día. Los propios vendedores reconocían que desde que hubo que recoger las nasas poco trabajo han tenido y lo peor es que antes tampoco había ocupación porque pulpo ha habido poco, aunque a unos precios astronómicos, en parte porque la campaña en Marruecos tampoco está siendo muy boyante.

Las estadísticas apoyan la sensación de que mayo ha sido un mes «horríbilis» para las cuentas malpicanas, que siguen completamente desajustadas.

Según los datos que aporta la Consellería do Mar, desde el Día del Trabajo y hasta ayer, se ha registrado en la lonja un movimiento de mercancía de casi 26 toneladas, que ha reportado unos ingresos de solo 130.000 euros. La situación no mejorará porque el precio del pescado está ahora casi por los suelos y en Malpica ya no hay otra cosa.

La situación es seria si se compara con el mismo período del año pasado, cuando se comercializaron 900.000 kilos, por 1,4 millones de euros.

No fue un año extraordinario. En el 2016, superaron el millón de euros y en el 2015 cerca estuvieron de los 2,5.

El pulpo ha sido el que ha nivelado un poco el año debido a su precio, porque las descargas han sido muy inferiores, de 159.000 kilos a más de 900.000 de enero a mayo del 2017.

«Se hai quen se queira poñer eu prefiro non seguir e, senón, que todo o mundo sexa elexible»

J. V. L.

El patrón mayor de Malpica, Pedro Pérez Martelo, señalaba ayer que no sabe si seguirá al frente de la cofradía después de las elecciones que se celebrarán a finales de agosto o en septiembre. Si solo depende de su voluntad no lo hará. «Se hai quen se queira poñer eu prefiro non seguir e, senón, que todo o mundo sexa elixible. Se aínda así me escollen pois terei que ser», recalca Martelo que espera la llegada de «algún valente» para que tome las riendas, si es que los hay, como se dice.

En cuanto a la situación económica de la cofradía, dice que siguen prácticamente igual, capeando con los pagos y sin acabar de levantar la cabeza, aunque sí ve una luz, las ventas. Después de épocas muy malas, percibe una mejoría en estas últimas semanas. «Os do polbo veñen agora todos vender aquí, tamén volven barcos de peixe do día e temos dous compradores novos», apunta el patrón mayor de Malpica, que ve en esta vía la única manera de salir del atolladero, básicamente porque no tienen otra fuente de ingresos.

En el análisis de por qué se ha llegado hasta aquí, Pérez Martelo señala claramente a las cuotas de pesca, «porque peixe hai, o problema son as cotas, xa que obrigan aos barcos a ir pescar ata a zona VIII e a zona IX e, evidentemente, fan as descargas nas zonas onde hai cotas, non veñen ata aquí», incide.

Pérez Martelo fue elegido patrón mayor en julio de hace cuatro años

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El plan del pulpo divide la comarca