Un proyecto de Cancelada puede ser modelo en Bergantiños

El presidente de Castaño y Nogal invitó a varias entidades a seguir su ejemplo de recuperación de un espacio rural


El salón de actos del Centro de Promoción Rural EFA Fonteboa de Coristanco se llenó el pasado lunes con motivo de la conferencia coloquio del presidente de la Asociación Castaño y Nogal, Antonio Álvarez González. El mismo lunes, por la mañana ya había esbozado en Radio Voz, las ideas que iba a explicar por la tarde.

Fue presentado por un portavoz del colegio como un experto en dinamización rural por el trabajo liderado en la parroquia de Cancelada (Becerreá) en las estribaciones de la comarca de Ancares. Hace 10 años se propusieron trabajar en la Ruta Quintá-Río Donsal, para recuperar el patrimonio y poner en valor la riqueza paisajística del recorrido de 18 km en las inmediaciones del río Donsal (afluente del Navia), salpicado de meandros, pequeñas cascadas, minicentrales eléctricas, molinos de agua y otras construcciones típicas, tesoros naturales ocultos e infravalorados, condenados al deterioro y al olvido.

El ponente explicó los inicios de la asociación y las primeras acciones acometidas. Han sido 10 años de trabajo y de promoción de una zona que había que rescatar de la indolencia de los habitantes y de la indiferencia de las Administraciones.

Durante diez años llevaron a cabo trabajos de limpieza, mantenimiento y señalización de la ruta que cada año recorre alrededor de un millar de personas.

Asistieron al acto el alcalde de Coristanco, Juan Carlos García Pose, profesores y alumnos de Fonteboa, directivos de asociaciones de vecinos de Coristanco, Baio, Carballo y A Coruña, interesados en conocer la singularidad de una zona que en los últimos 70 años ha visto desaparecer 70% de la población. A día de hoy en la parroquia de Cancelada apenas se llega a los 200 habitantes, repartidos en 8 lugares. Sin embargo, aunque conscientes de las tendencias, los adheridos a Castaño y Nogal no se resignan al abandono y a la desaparición de lugares llenos de vida y de cultura en épocas no tan lejanas.

Antonio Álvarez incidió en que el patrimonio puede ser una fuente de riqueza y de desarrollo sostenible si se trabaja en ello. Y para ello desde el principio organizaron cada año un Campo de Trabajo Internacional con el objetivo de recuperar patrimonio local y de vivir la solidaridad en pro del medio ambiente.

En la presentación inicial, el portavoz del centro de formación de Fonteboa ya había manifestado que el objetivo del acto era conocer una iniciativa singular tomar conciencia de que en cualquier lugar hay patrimonio local en peligro de extinción y cuando hay una toma de conciencia y un plan se puede llegar a resultados como los de Castaño y Nogal, recientemente premiada por la Fundación Juana de Vega (convocatoria de 2019 sobre intervenciones en el paisaje) y reconocida por un jurado internacional como ejemplo exportable, multicultural e intergeneracional.

El ponente, que había comenzado su intervención diciendo que venía a provocar y sembrar conciencia en pro de iniciativas concretas en Bergantiños, interrogó a los asistentes sobre el patrimonio local, si estaba inventariado y si era posible ponerlo en valor para hacer desarrollo económico, social y turístico.

Recomendaciones

Lo primero, recomendó Antonio Álvarez , fue poner en marcha el proceso, proponérselo a los vecinos de la zona y a los nativos ausentes. El paso siguiente sería la elaboración de una memoria de lo que se pretende llevar a cabo y en tercer lugar establecer el plan de acción temporalizado, sumando esfuerzos de toda la comunidad implicada.

En todo este proceso hace falta un líder que se comprometa con la causa y que se determinen unos objetivos asumibles para trabajar en equipo, obviando las quejas, que muchas veces son excusas para no hacer nada y esperar a que sea la Administración quien lo acometa.

La comunicación al resto de la sociedad es un factor también importante y desde el principio la directiva de Castaño y Nogal estableció su página web y su presencia en las redes sociales. Animó a los asistentes a ponerse a ello, sumando esfuerzos y aprovechando las sinergias del trabajo en equipo, pues es mucho lo que nos puede reportar el patrimonio local desde el punto de vista económico, social y cultural

El ponente sintetizó en el coloquio final que la situación en la que se encuentran los patrimonios locales puede revertirse con trabajo, implicación de la sociedad civil, la colaboración de las Administraciones.

Finalmente, ofreció su apoyo personal y el de la asociación que preside, siempre que se acometan estos procesos con seriedad y con compromiso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un proyecto de Cancelada puede ser modelo en Bergantiños