Los alumnos de Fonteboa pusieron en valor la miel

La jornada de cata incluyó también conferencias sobre la apicultura

Los alumnos de la EFA Fonteboa, ayer, durante las explicaciones posteriores a las conferencias.
Los alumnos de la EFA Fonteboa, ayer, durante las explicaciones posteriores a las conferencias.

Carballo / La Voz

La Escuela de Formación Agraria Fonteboa de Coristanco tenía ayer sabor a miel: se celebraba la segunda edición de una cata incluida en las actividades de Voz Natura. Antes de la degustación, los alumnos pudieron disfrutar de las exposiciones de Juan Guijarro Lazcano, apicultor, que se centró en el mundo de las abejas y las características de la miel, así como de las de Manuel Andrade, productor e investigador, que les habló de la apicultura sinérgica. Guijarro abundó en la situación actual del producto, que parece que cotiza al alza. «Teníamos la miel abandonada. No se le daba la importancia que tiene», aseguró. Enumeró asimismo sus muchas propiedades y beneficios (incluso la regeneración de la piel): «Una cucharada de la peor miel es mejor que una de azúcar, energía al instante».

Guijarro, conferenciante por segunda vez en Fonteboa, reside en Perillo, tiene algo más de 200 colmenas repartidas por las provincias de Lugo y A Coruña y produce cinco tipos de mieles. Empezó como hobby, pero ahora está dando el paso a la profesionalización como productor, envasador y vendedor. Desde su experiencia, incidió en los criterios para saber valorar un buen producto (las impurezas, el sabor, el tacto, el grado de humedad...) y, por supuesto, no fue ajeno a uno de los temas de más actualidad en sector, la mortandad de las abejas: «Hay muchas teorías, la mía es el abuso sistemático de pesticidas». Este año, por otra parte, tampoco ha sido bueno: «La mitad de producción de lo habitual. Estamos condicionados por la climatología y hubo mucha humedad hasta junio y exceso de calor después», apuntó.

Manuel Andrade, Lolo, también acaparó la atención de los jóvenes. Él, llegado de Oza dos Ríos, les habló de una apicultura alternativa, la apicultura sinérgica, que viene a «intentar corregir y cambiar todo lo malo que ha hecho el ser humano, imitar la naturaleza en su estado original». Crear una zona de producción, por ejemplo, con alfalfa, facelia o trébol blanco, que no haga necesario que las abejas se desplacen a otras y se expongan a factores nocivos. Andrade también apuntó factores de la mortandad: desde la influencia de las antenas de telefonía, a la pérdida de biodiversidad y la desorientación por los herbicidas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Los alumnos de Fonteboa pusieron en valor la miel