Las Sisargas y las Lobeiras siguen al margen del parque Illas Atlánticas

La declaración de Patrimonio de la Humanidad deja fuera a Malpica y Corcubión

t. longueira
cee, carballo / la voz

Ya en el 2002, cuando se hizo la declaración oficial como Parque Nacional, se apuntaba la posibilidad de que las Sisargas (Malpica) y las Lobeiras (Corcubión) podrían llegar en su momento a formar parte del parque Illas Atlánticas, integrado por las Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada, todas en el sur de Galicia. Sin embargo, muy poco o nada se hizo al respecto, y ahora que la Xunta anuncia la entrada en la carrera por lograr la declaración de patrimonio de la humanidad, llama especialmente la atención de estas dos maravillas naturales de la Costa da Morte que, o mucho cambia el panorama, o seguirán al margen de un reconocimiento y unas medidas de conservación que, a juicio de los expertos consultados, les corresponde al igual que a sus hermanas del sur.

En Malpica la titularidad privada de los terrenos ya en su momento ejerció como lastre a la hora de entrar en esta planificación y ahora el alcalde, Eduardo Parga, anuncia que volverán a consultar cómo está la situación.

Sin embargo, en Corcubión ya en su día fueron beligerantes al respecto -con escaso éxito, como salta a la vista- y siguen convencidos que se trata de un agravio que tiene poca explicación.

El exalcalde Francisco Javier Lema no recuerda exactamente que criterios esgrimió la Xunta para negarles la inclusión, aunque le suena que fueron respuestas vagas sin entrar realmente en valoraciones, aunque para él no hay duda de la justificación ambiental y natural, tanto en las Lobeiras como en las Sisargas, sobre todo si se atiende a la riqueza subacuática, «tanta como a das Cíes». Por tanto, a su juicio, lo que ahora sería preciso es «unir a todos», porque la declaración estará más lejos si Vigo tiene presentado un proyecto, la Xunta hace ahora otro y se escenifica la división.

El técnico municipal y exteniente de alcalde, Norberto Pais, que siguió el asunto en su día, tampoco sabe explicar en detalle por qué le negaron la participación. Sí recuerda que lo intentaron y, a su juicio, primaron más criterios de marca turística, que la defensa y valorización de los recursos naturales. Además, cita algunos detalles que hablan a las claras de la riqueza, como el hecho de que las Lobeiras sean un banco de cría de mejillón que los profesionales del sur de Galicia utilizan para la producción en sus bateas o la diversidad biológica que se da en esta zona de bajos y rocas.

También pone ejemplos de lo que entiende como disfunciones de la Xunta a este respecto. De hecho recuerda que no hace mucho, para pedir una subvención de la Rede Natura, tuvo que justificar que las Lobeiras son del Concello, porque la consellería no lo contemplaba, o como no lograron otra ayuda -mínima en lo económico- para capturar a los zorros introducidos y que afectan a las poblaciones de gaviotas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Las Sisargas y las Lobeiras siguen al margen del parque Illas Atlánticas