Los casos más graves


4 de noviembre del 2016 Un pontecesán de 57 años provocó un accidente al ir borracho y en sentido contrario por la AG-55.

22 de abril del 2017. Un vehículo, Volkswagen Polo, con un único ocupante en su interior, circuló diez kilómetros en sentido contrario. Sucedió en torno al mediodía y fueron varios los usuarios los que alertaron de la gravedad de la incidencia. Los testigos observaron a este vehículo en contradirección en Nantón y se le perdió la vista poco antes de llegar a Baio.

9 de agosto del 2017. Fue el episodio más angustioso de los vividos hasta la fecha. Una mujer, vecina de Cee circuló, según Tráfico de la Guardia Civil, a 150 kilómetros por hora durante 29 kilómetros. Se incorporó a la altura del punto kilométrico 58, en Baio. Lo hizo en dirección a Fisterra, pero circuló en sentido contrario (dirección A Coruña). Por suerte, un agente de Tráfico de la Guardia Civil que iba de viaje con su pareja logró activar el protocolo de emergencia. La conductora alegó después a La Voz que había sufrido un derrame cerebral.

20 de julio del 2020. Un hombre de 72 años circuló en sentido contrario entre los puntos kilométricos 33 y 43 de la autovía. Se dirigía a Malpica procedente de Santiago.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los casos más graves