Larga vida para la Comida do Infante Afonso en Moraime

Patricia Blanco
Patricia Blanco CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

El asado de ternera de ayer reunió a unos 300 comensales: fue un fin de semana muy intenso en la localidad

02 sep 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

«Temos aseguradas próximas edicións, iso seguro. Pode que lle deamos algunha volta, para introducir novidades, pero o que é o acto central, a Comida ou a Cea do Infante Afonso, vaise facer», decía ayer a media tarde el alcalde de Muxía, Iago Toba. El Concello organiza esta cita que hunde sus raíces en la historia de Moraime y para él era su primera ocasión como regidor. Hace muy buena valoración, pese a que el primer día, el del Mercado, fue algo más flojo en cuanto asistencia. Destaca, eso sí, el centenar de personas que siguieron el concierto de música antigua a cargo del grupo Resonet, en la iglesia parroquial. Músicas del Camiño con Fernando Reyes, Mercedes Hernández y Karen Ferrari, quienes agradaron tanto al público que les fue solicitado un bis, informa Manuel Fraga.

La Comida do Infante, ayer, consistió en un asado de ternera que fue del agrado de todos, y eso no es fácil «cando se fai comida para tanta xente». Unos 200 o 250 kilos de producto, si no le fallan las cuentas a Toba: vendieron unas 280 entradas, totalmente agotadas desde días antes. «E a representación teatralizada dos Quinquilláns, outro éxito», resume el alcalde. Sin perder la raíz histórica, Tero Rodríguez y Lucho Penabade tuvieron que readaptar algo la obra para ajustarse a las necesidades del entorno de la iglesia -obras en el exterior-, pero lo hicieron sin problema. Aderezaron todo ello los distintos puestos de artesanía y gastronomía, ya abiertos desde el sábado. Después del asado, a ver quién le dice que no a una filloa, a un chupito o a un helado artesano, que también había. En fin, que auguran larga vida a este encuentro.