Profundidades


Cada uno trabaja la fortuna a su manera. Jesús Lamas subió como la espuma a la torre de hormigón que fue construyendo con la burbuja inmobiliaria. El ladrillo le dio poder y dinero, pero la crisis actuó como una machacadora. Diluyó el cemento convirtiéndolo en ruina, como el complejo Costa Nariga, objetivo de ladrones y vándalos. Cuando uno va cuesta abajo, la caída se hace difícil de parar y, a veces, llega a profundidades impensables.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Profundidades