Un Nobel del sol naciente al poniente


1 Pocas veces en la vida aparecen las oportunidades de compartir mesa y conversación sosegada con alguna de esas pocas personas que contribuyen a cambiar el mundo. Ocurre, sí, en Fisterra, de vez en cuando, cuando el baiés Jorge Mira, catedrático de Física de la Universidade de Santiago y director del programa divulgativo ConCiencia, aprovecha la visita a Santiago de los premios Nobel para invitarlos a conocer Fisterra. Y eso pasó ayer, una vez más. Llegó con él Ei-ichi Negishi, japonés de 1935, residente en Indiana-Estados Unidos desde hace medio siglo, y galardonado en la modalidad de Química hace dos años (algunos lo recordará mejor si se recuerda que en el 2010 también lo recibió Vargas Llosa). En su haber está haber logrado acoplamientos cruzados catalizados por paladio en síntesis orgánica, lo que permitió el establecimiento de una nueva arquitectura molecular, mucho más compleja, que ha mejorado muchos aspectos de la vida, desde la agricultura a la medicina. Y es el autor, además, de una revolucionaria idea que puede cambiar más el mundo, reciclando el CO2 que se emite a la atmósfera y aprovechándolo como energía. Queda ahora por desarrollar la parte técnica, compleja, pero este científico y pianista, que de niño vivió años muy difíciles , cree que en pocos años ya habrá desarrollos.

De estas y otras cosas conversó ayer con el regidor, José Manuel Traba, y el teniente de alcalde, Santiago Insua Esmorís Recamán, además del arquitecto municipal. Primero, en la punta del Cabo, donde quedó impresionado por la belleza del lugar y, naturalmente, salió a relucir la peculiaridad de que un hombre del país del sol naciente llega a uno del sol poniente. Naciente, dijo, porque en su país la mayor parte de las ciudades están en la orilla este, y ven así todos los amaneceres completos. Por la tarde, el astro se oculta tras las montañas.

La habitual visita al faro quedó suspendida debido a que su esposa, impresionada también con el lugar, tiene una movilidad reducida y no puede subir las escaleras.

Ei-ichi es el 15 científico japonés (en otras especialidades hubo más) que gana un Nobel. Como curiosidad, uno de sus antecesores, Leo Esaki (en Física en 1972), ya estuco en Fisterra hace diez años justos.

Más tarde, en el restaurante Centolo, este químico orgánico de excelente trato y humor demostró lo que le gusta la comida gallega, y su mujer hizo uso de sus habilidades con los palillos para comer pulpo, berberechos, percebes y navajas. Cortesía de la casa, también le sirvieron algún marisco crudo. Tal vez para sentirse más cerca de su casa, al menos en lo gastronómico.

Jóvenes diseñadores

2 El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, fue el encargado de entregar ayer en Santiago algunos de los premios del concurso Deseña unha xoia para a túa nai, convocado por el Colexio Oficial de Xoiaría. Y hasta Compostela se desplazaron algunos delos seis finalistas de la comarca, los niños Claudia Arcay Balsa, Lucía Bardanca Rojo, Carla Penedo González, Daniela Sar Antelo, Diego Rodríguez Carracedo y Daniel Gende Longueira. Este último, por cierto, consiguió el tercer premio de su categoría (niños de 8 a 10 años).

Los lobos no dan miedo

3 Los integrantes de Ghazafelhos, la compañía de teatro creada en Ferrolterra por Montse Piñón y Pepablo Patinho, demostraron ayer a los niños de A Laracha que los lobos de los cuentos no siempre tienen por qué dar miedo y que incluso pueden ser muy divertidos. Lo lograron con Contos de lobo, un espectáculo en el que también participaron algunos de los jóvenes espectadores que se acercaron hasta la Casa da Cultura larachesa, ya que los actores los hicieron subir al escenario para convertirlos en protagonistas de las historias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Un Nobel del sol naciente al poniente