Un final digno para unos árboles centenarios


1 Cuenta la guía Infocamino que, a la entrada de Jaca, «junto a un extinguido hospital que, según la tradición estaba al cuidado de la orden del Temple, se levantaba un antiguo olmo conocido como árbol de la salud». Y añade que «era práctica y tradición entre los peregrinos colocarse a la sombra de este ejemplar, ya que tenía fama de que así devolvía la salud y las desgastadas fuerzas a los esforzados que acababan de superar uno de los obstáculos más formidables de la ruta jacobea». El caso es que al viejo árbol ya nunca más le salieron hojas nuevas; tanta salud prestó que un buen día se secó para siempre. Y es ahí donde Francisco Calderón, vecino de la localidad aragonesa, se inspiró para echar a andar su proyecto de poner en valor aquellos árboles centenarios que, plantados en las márgenes del Camino de Santiago, acaban convertidos en leña con más pena que gloria, cumplida su misión de dar sombra y cobijo durante siglos a miles de peregrinos.

Francisco fue el año pasado a Compostela -ya lo había hecho en el 2002- y llevó en su bici, como mascarón de proa, una talla labrada con la misma madera del árbol de la salud de Jaca, su tierra. Calderón tiene una habilidad especial para tallar la madera y, desde entonces, no ha dejado de trabajar en su proyecto de dignificación de los viejos árboles. Esta vez ha vuelto trayendo en su mochila varios toros de aquel árbol de la salud legendario, pero pulidos con sus manos y resucitados con su corazón pertinaz y aragonés. Uno de los trozos se quedó en Jaca. Otro se lo entregó el pasado jueves al director del Museo de las Peregrinaciones. Y quiere dejar un tercero, para completar simbólicamente la ruta. Será muy pronto en Fisterra, donde el viejo olmo, el árbol de la salud, volverá a cobrar vida. No es un mal lugar, todo lo contrario, para ponerle el broche de oro a un proyecto tan bonito.

Baile en Cabana

2 Normalmente se les conoce como el baile de los mayores, pero a este paso tendremos que cambiarles la denominación, porque los participantes son mayores (en edad, sí), pero jóvenes en espíritu. No hay más que verlos «gastar pista» para darse cuenta que tienen mucha más energía que algunos chavales. Sobre todo cuando la música es en directo, como ocurrió este domingo en Cabana, donde los veteranos danzarines inauguraron la temporada de bailes organizada por el Concello. De la música se encargó el dúo Principal, integrado por el cabanés Manuel Negreira y por la mindoniense Mónica Barreiro. Ambos animaron muchísimo a los participantes en el baile, aunque la verdad es que tampoco les hizo falta esforzarse mucho, porque los mayores-jóvenes tenían enormes ganas de fiesta.

Flamenco carballés

3 A este paso los turistas ingleses se van a creer que la cuna del flamenco está en Carballo. No sería de extrañar a la vista del éxito que recientemente tuvo el grupo Temple Flamenco en el inmenso teatro del trasatlántico Eclipse, que hace unos días atracó en A Coruña. Y allá se fueron los integrantes del grupo, del que forma parte Carolina Blanco, profesora de danza que dirige en Carballo el estudio Ritmo y Arte. Ella y sus alumnos actuaron ante los viajeros ingleses del crucero y su éxito fue enorme. Tan grande que el próximo viernes repetirán la experiencia.

Concierto en As Pontes

4 Temple Flamenco triunfó a bordo del Eclipse y la coral Xan Mella de Baio, que dirige Tatiana Pankratova, lo hizo en As Pontes, donde se celebró el Concerto de outono organizado por el Concello. Los cantantes de la Costa da Morte interpretaron varios temas y sorprendieron con Hijo de la luna y California dreamin, muestra de que la música coral no está reñida con el pop. Compartieron escenario con la Coral Endesa, la Coral de Mos y el Coro de Mulleres de Camariñas, que también logró una gran ovación, así que la Costa da Morte dejó el pabellón bien alto.

Visita a la exposición de Antón Mouzo

5 Los niños del colegio de Baíñas disfrutaron ayer de la exposición de Antón Mouzo que puede verse en la Casa da Cultura de Vimianzo. Los escolares fueron recibidos por el alcalde, Manuel Antelo; por la técnica de Cultura, Nieves Lema, y por la encargada de explicarles todo lo que podían ver en la muestra, Puri Lema. Fue una jornada muy especial en la que los escolares descubrieron los secretos de la pintura a través de la obra de un vecino ilustre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Un final digno para unos árboles centenarios