Turberas gallegas para frenar el cambio climático

Xavier Fonseca Blanco
xavier fonseca REDACCIÓN / LA VOZ

BIODIVERSA GALICIA

Turbera de los montes de O Bocelo. Estos entornos bajos en oxígeno acumulan una gran cantidad de co2
Turbera de los montes de O Bocelo. Estos entornos bajos en oxígeno acumulan una gran cantidad de co2 Noemí Silva

Las de la comunidad son las que más dióxido de carbono retiran de la atmósfera en todo el planeta

18 abr 2019 . Actualizado a las 19:10 h.

Los científicos que estudian el clima del pasado acuden a testigos naturales como el hielo de los polos, el anillo de los árboles o las turberas, humedales que han estado acumulando restos vegetales durante miles de años. «En Galicia pueden tener espesores de hasta ocho metros de profundidad que permiten retroceder unos 12.000 años», explica Antonio Martínez Cortizas, biólogo de la USC e investigador en paleoclima.

Las turberas gallegas ocupan un área de diez mil hectáreas repartidas por toda la comunidad aunque la mayoría se concentran en la Serra do Xistral. Además de actuar como un libro que describe las condiciones de antaño, una investigación publicada en Nature en la que ha colaborado Martínez Cortizas señala que ejercen una función muy importante como sumideros, captadores de dióxido de carbono. «A nivel mundial son un gran reservorio de carbono. Contienen una cantidad equivalente al que existe en la atmósfera. Las turberas del hemisferio boreal absorben más que las del austral y la acumulación aumenta cuanto más al norte», indica Cortizas.

De todas las turberas del mundo, las gallegas son las que más carbono asumen. En el mapa que han diseñado los autores del trabajo solo hay dos puntos marcados con granate, que indican las zonas de máxima acumulación; el norte de la India y Galicia. «El clima gallego es oceánico y bastante húmedo. Las turberas dependen mucho de la humedad porque si se secan, la materia orgánica acumulada enseguida se mineraliza. Las de O Xistral, por ejemplo, siempre están alimentadas por las lluvias o las nieblas y esta meteorología favorece su desarrollo», comenta el experto.