El camino hacia la transición ecológica

El nuevo ministerio sitúa a España al nivel de Canadá o Nueva Zelanda. El primer reto de Ribera será asegurar la aprobación de la nueva ley sobre cambio climático

.

REDACCIÓN / LA VOZ

El calentamiento global es la mayor amenaza que se cierne sobre la civilización actual. Un desafío que requiere de una respuesta global, pero también nacional. España ha mantenido durante los últimos años un perfil bajo en materia medioambiental pero en los últimos días ha dado un paso de gigante. El nuevo Ministerio de Transición Ecológica sitúa a España al nivel de Canadá o Nueva Zelanda, países que tienen una cartera exclusiva para el clima.

«Paréceme una gran noticia. Tanto pola configuración do ministerio como pola ministra elixida, Teresa Ribera, unha muller de moito prestixio e capacidade», asegura Xavier Labandeira, catedrático de Economía en la Universidade de Vigo y editor del nuevo informe que prepara el IPCC (Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas). El ministerio que dirigirá Ribera, la española que más ha participado en cumbres internacionales, combina por primera vez dos áreas que deben ir de la mano para afrontar la crisis medioambiental: energía y clima, además de asumir aspectos tan relevantes como la gestión del agua. «Era algo pendente e que vai en sintonía co que están facendo os países máis avanzados», reconoce Labandeira. También resulta novedoso el nombre del ministerio, Transición Ecológica, que define el objetivo. «Ir cara un modelo sostible, que teña en conta os límites do planeta, as emisións de gases de efecto invernadoiro e a contaminación atmosférica», apunta el experto. La propia ministra lo definió como «el ministerio para la solidaridad entre generaciones».

Descarbonizar una economía obligará a cerrar puertas y abrir otras. Será por tanto un proceso doloroso para algunos sectores, que deberán asumir cambios profundos en un período máximo de veinte años. Y no porque España tenga prisa, sino para evitar que el calentamiento global se convierta en un problema sin solución. El primer reto de Ribera será asegurar la aprobación de la nueva ley sobre cambio climático. «Agardo que se aprobe nesta lexislatura. A min tamén me gustaría unha reforma fiscal verde que penalizase os carburantes e incentive as tecnoloxías limpas», señala Labandeira.

Ahora que el Gobierno quiere priorizar la ciencia y la sociedad del conocimiento parece un buen momento para replantear la relación entre los ciudadanos y la energía. España, un país con muchas horas de sol, pone más obstáculos que facilidades en el autoconsumo energético. «A tecnoloxía cambiou moito dende o comezo da crise. Hoxe é moito máis barata e eficiente. Hai que buscar sistemas centralizados pero tamén descentralizados, que permita a unha empresa ou incluso a unha familia xestionar a súa propia enerxía», dice Labandeira.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El camino hacia la transición ecológica