Auditorio


Una definición de «hacer política» bien podría ser: Gestionar los asuntos de interés general en aras de mejorar la vida del colectivo al que conciernen. Ya sé que a día de hoy la cuestión va por otros derroteros. O lodazales, si lo prefieren. Pero aún así, las sentimentales nunca perdemos la ilusión de encontrar luz en las tinieblas, una Winter Light que la prodigiosa voz de Linda Ronstadt elevaba a himno de la esperanza.

Por eso, a tres días de que vuelva al pleno de Ribeira el tema del auditorio, a diferencia del alcalde, no albergo dudas de que se impondrá el sentido común y, con las explicaciones, información y matices necesarios, nadie dará una patada a Manolo Ruíz en la espinilla de los ciudadanos. Que entre todos los grupos municipales se hará viable una infraestructura demandada, necesaria y que supone un hito importante para la ciudad; tanto para su imagen como para la capacidad de dinamización de la misma.

Lo mismo que estoy convencida del necesario examen de conciencia y dolor de los pecados por parte de toda la corporación, empezando por el propio regidor, que ya la pena en ello va, pues es palmaria la existencia de errores graves y de los que hay que sacar conclusiones.

Pero si se quiere hacer Política, si se quiere actuar con criterio sobre el interés general y se quiere mejorar la vida de los ciudadanos sería un irresponsabilidad -también mayúscula y que quedaría para la historia- echar por tierra tanto trabajo para recuperar el solar y, sobre todo, perder la inversión de más de tres millones de euros de Unión Europea, Xunta y Diputación.

¡Ribeira se construye desde el gobierno y la oposición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Auditorio