Despedida a Tomás Muíños Casais, un emprendedor

El dueño de Recreativos Muíños falleció a los 68 años a consecuencia de un tumor


Si algo caracterizó la vida de Tomás Muíños Casais fue su carácter luchador y su capacidad emprendedora. Durante años regentó en el Malecón de Ribeira un establecimiento de informática en el que también impartía cursos y, posteriormente se hizo cargo de la empresa Recreativos Muíños, que con su empuje logró expandir.

Quienes le conocieron estrechamente afirman que Tomás Muíños era una persona muy apegada a su familia y amigos. Cuando se casó se fue a vivir al municipio de Boiro, pero los lazos que le unían con su pandilla de amigos de toda la vida continuaron tan sólidos como lo habían estado siempre. Tanto es así que esta mañana, cuando sus restos mortales fueron enterrados en el cementerio parroquial de Ribeira, alguno de ellos se encargó de portar la caja mortuoria.

Las restricciones del coronavirus condicionaron el sepelio de un hombre que, pese a luchar, no pudo vencer al cáncer que acabó arrebatándole la vida con solo 68 años de edad.

Aficionado a la vela, presidió el Club Náutico de Ribeira durante unos años y transmitió a sus hijos, Tomás y Alejandro, su pasión por los deportes marítimos.

Trabajador incansable, los que le trataron aseguran que sabía buscar las oportunidades de negocio. Incluso donde otros pensaban que no había alternativas, Tomás Muíños Casais encontraba posibilidades. Así fue diseñando la trayectoria de su vida marcada por el esfuerzo y el tesón.

Le gustaba compartir vivencias con sus amigos, con los que se reunía de forma habitual. La familia constituía su otro gran pilar, siempre pendiente de lo que precisase.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Despedida a Tomás Muíños Casais, un emprendedor