Instalaciones que envejecen solas

Ana Gerpe Varela
Ana Gerpe CRÓNICA

RIANXO

15 oct 2016 . Actualizado a las 05:10 h.

No es que abunden, pero las Administraciones poseen en la comarca edificios o instalaciones que, por el motivo que sea, dejaron de estar operativas. Olvidadas y sin uso, el tiempo, que no perdona, va deteriorándolas, hasta el punto de que muchas se convierten en un símbolo de feísmo y, además, ofrecen una imagen de abandono. Las Administraciones, municipales, autonómicas o estatales deberían hacer una revisión de los bienes que poseen y de la utilidad que se les está dando, porque es muy posible que esas instalaciones, debidamente acondicionadas, puedan tener una segunda vida. Sucede, por ejemplo, con las escuelas unitarias, muchas de las cuales se encuentran en un estado lamentable.

Con frecuencia hay asociaciones cuya actividad se ve mermada porque carecen de lugares en los que poder reunirse y seguramente hay locales que podrían utilizar. Ayuntamientos como el de Mazaricos tienen en marcha un proyecto en este sentido, arreglar viejas escuelas para que puedan tener un uso público. También en A Pobra o en Rianxo se ha planteado esta cuestión. Uno de los mejores ejemplos de lo que puede dar de si un edificio de ese estilo es la asociación Amicos.

Recuerdo cuando Esther Vidal puso en marcha la entidad: los primeros usuarios recibían atención en las mismas sillas que los estudiantes habían utilizado hasta no hacía mucho y de las paredes todavía colgaban dibujos y murales infantiles. Hoy en día, de aquello que alguna vez fue una escuela unitaria en Oleiros solo quedan los cimientos y las vigas maestras.