Los espacios públicos para autocaravanas levantan ampollas en el sector del cámping

En A Pobra está previsto habilitar una instalación de este tipo y en Ribeira se reservarán zonas de aparcamiento

.

Hace tiempo que se habla de la posibilidad de crear nuevas áreas para prestar servicio a los autocaravanistas que recalan en la comarca, y hay al menos un proyecto firme para poner en marcha una instalación de este tipo con la mirada puesta en el próximo verano. Sin embargo, el sector de los establecimientos de cámping recela de unos recintos que levantan ampollas y que los empresarios consideran que constituyen una competencia desleal para sus negocios.

Si todo transcurre según lo previsto por el gobierno local, A Pobra será el próximo municipio en contar con un espacio para las casas móviles, sumándose así a los de Boiro y Mazaricos. El alcalde, Xosé Lois Piñeiro, explicó que se ha elaborado una ordenanza y cuentan con un proyecto que esperan sacar adelante en el próximo pleno, una vez que la asamblea de Nós Pobra le dé el visto bueno. Es el segundo intento del ejecutivo local para habilitar un recinto para las autocaravanas en el municipio después de que el año pasado los demás grupos políticos descartasen la propuesta por no existir una ordenanza reguladora.

Ahora la situación es distinta y el regidor espera que no haya problemas. De ser así, en verano podría estar funcionando, ya que la obra que es preciso acometer no tiene demasiada envergadura. El área se situará en la entrada a la villa desde Boiro y ocupará parte de un espacio dedicado a aparcamiento. Piñeiro señala al respecto que «en Boiro hai unha zona deste tipo e funciona, e as persoas que chegan en caravana acabarán por irse para alá se nós non lles damos servizo».

Torpedo para los negocios

Sin embargo, representantes del sector de los cámpings no están conformes con la proliferación de este tipo de servicios: «Son un torpedo de flotación contra os nosos negocios, é unha competencia desleal que se fai desde a propia Administración», señala el empresario Manuel Domingo Rodríguez. Añade que el hecho de se cree un área para las autocaravanas no es significativo para su establecimiento, pero «o problema é o efecto chamada que provoca. En Boiro houbo que ampliar o espazo porque estaba o paseo cheo de caravanas».

Desde los cámpings añaden además que en sus instalaciones prestan toda una serie de servicios ?como seguridad, lavandería o duchas de agua caliente? que no se encuentran en las áreas habilitadas para las casas rodantes. De esto hablaban desde el establecimiento de este tipo situado en Barraña, donde aseguran que la existencia de un espacio público para estos vehículos se ha hecho notar: «Notouse moito, agora os autocaravanistas veñen o mínimo, cando necesitan lavar roupa e ducharse, e paran unha noite como moito».

Ni siquiera cuando aumenta la presencia de estos vehículos se nota un incremento de la demanda: «No verán a área de autocaravanas énchese e hai un montón delas aparcadas fóra, pero aquí non paran nada».

Desde las Administraciones locales reconocen que este tipo de instalaciones deberían regularse de algún modo a nivel autonómico, algo por lo que también apuestan los empresarios del sector.

Otros proyectos

Mientras tanto, en distintos concellos tienen en cartera otros proyectos de este tipo. Ribeira es uno de los ayuntamientos que prevé habilitar áreas específicas para las autocaravanas. La idea era que estuviesen funcionando este verano, pero de momento no se acometerán las actuaciones precisas.

Lo que sí se hará con la mirada puesta en la temporada estival es delimitar y señalizar los puntos que se pretende dotar de servicios para las casas móviles como zonas de aparcamiento específicas para estos vehículos.

«La gente visita lugares donde tiene servicios»

Manuel Fernández-Arruty, presidente de Asociación Galega de Autocaravanas

Manuel Fernández-Arruty, presidente de la Asociación Galega de Autocaravanas, tiene claro que las áreas públicas para las casas rodantes es positiva. «La gente visita lugares donde tiene servicios», asegura, y en este sentido apunta a la importancia de estas instalaciones: «Los más importante es que es una forma de atraer visitantes que, sin esa prestación, no vendrían».

Sobre el rechazo que generan las áreas de autocaravanas entre los empresarios, señala que, para empezar, «no somos enemigos de los cámpings», y que hay personas que viajan en estos vehículos y sí utilizan esos establecimientos, mientras que otros «no están dispuestos a pagar por unos servicios que no necesitan».

«Pedimos que as áreas estean reguladas»

El presidente de la Asociación Gallega de Cámpings, Delfín Fidalgo, comparte el argumento de que las áreas de autocaravanas «son unha competencia desleal cos cámpings», pero, consciente de que su existencia parece inevitable, aboga por que se elabore un reglamento: «Pedimos que as áreas estean perfectamente reguladas en canto a superficie, servizos, etc. E que haxa que pagar polo seu uso, non pode ser que se dispoña de solo público e que sexa gratis».

En este sentido, insiste en que no existe control de ningún tipo en las instalaciones promovidas por la Administración y en que son una competencia desleal: «A ningún concello se lle ocorre montar un hotel gratuíto».

Votación
18 votos

Los espacios públicos para autocaravanas levantan ampollas en el sector del cámping