Edificios que revelan la historia de Barbanza

Si la comarca va sobrada de rincones naturales por redescubrir, tampoco se queda corta a la hora de desplegar su inmenso valor patrimonial

Aunque suene impopular, no a todo el mundo le atrae la idea de perderse en medio de la naturaleza o recorrer senderos llenos de barro para ver como corre el agua de un río. Pero también ellos, los barbanzanos más urbanitas, tienen al alcance de la mano numerosos tesoros en forma de edificios para redescubrir Barbanza a través de su historia, la que revelan las piedras centenarias sobre las que se asienta su inmensa riqueza patrimonial.

El viaje al pasado a través de la historia de la comarca no puede pasar por alto un edificio de la importancia de la torre de Goiáns, y menos en un momento en el que el pazo y la extensa finca sobre la que se eleva están recuperando el esplendor que alcanzaron en el siglo XVI gracias a los trabajos de rehabilitación que se ejecutan en el inmueble.

Impronta industrial

La huella de los señores feudales en Barbanza es abundante y conocida a través de los múltiples pazos que existen en todo el territorio, desde otra construcción boirense como la de Fonteneixe a los pazos rianxeiros de los Torrado o los inmuebles nobiliarios que abundan en el casco histórico noiés. Sin embargo, con el paso del tiempo, los nobles dieron paso a empresarios que también dejaron su impronta en forma de edificios industriales que son menos populares. Un claro ejemplo son las antiguas papeleras de Lousame o la curtiduría de A Chaínza, en Noia.

En este apartado merece una mención especial la central hidroeléctrica del Tambre, que tiene una estrecha vinculación con el Palacio de Cibeles que quizá muchos desconocen. Fechado en 1932, además de estar considerado el más espectacular complejo industrial hidroeléctrico de España, es obra del arquitecto Antonio Palacios, autor también de la actual sede del Ayuntamiento de Madrid.

Pequeños rincones

Más allá de los grandes y suntuosos edificios que dan una idea del esplendor de Barbanza en tiempos pasados, las villas de la comarca cuentan también con pequeños y modestos rincones que merecen una visita y que también son una muestra de la historia del lugar. Es el caso de la plaza de O Viñal, en Muros, un espacio escondido en el casco histórico lleno de encanto y desconocido para el gran público.

Modestas son también las casas tradicionales de los marineros que aún se conservan en Porto do Son, pero no por ello dejan de ser un elemento importante desde el punto de vista patrimonial, por lo que están protegidas por el planeamiento urbanístico.

Los escritores

Y siendo como es Barbanza tierra e ilustres escritores, no podían faltar en el recorrido histórico. Obviando los museos sobradamente conocidos, pueden citarse recursos alternativos, como Villa Eugenia, la casa en la que Valle-Inclán alumbró algunas de sus obras más célebres; o el paseo marítimo de Rianxo, plagado de monolitos con fragmentos de textos de sus grandes autores.

En el apartado de esculturas, merece una mención el busto de Ramón Sampedro en la playa de As Furnas, un lugar para revisitar tras la reciente aprobación de la ley que regula la eutanasia.

Una ruta pone en valor la carpintería de ribera en Outes

El patrimonio industrial de Outes está íntimamente ligado a la carpintería de ribera, una actividad en la que el municipio fue una potencia a principios del siglo XX al contar en su territorio, especialmente en O Freixo, con hasta 36 talleres de construcción de barcos en madera. Para poner en valor los antiguos astilleros se ha habilitado la Ruta dos Carpinteiros cos Pés Mollados por el litoral outiense, y se prevé rehabilitar una de esas antiguas naves como centro de interpretación sobre este oficio.

El salón de plenos esconde la clave del origen de Noia

Noia esconde tanta historia en cada una de sus piedras que posiblemente muchos no sabrán dónde está el escudo más antiguo de que se conserva de la villa. La pieza enmarca la entrada al actual salón noble de la casa del concello y en ella se recoge la historia del origen mítico de Noia con la representación del Arca de Noé y una paloma con una rama de olivo en el pico. La leyenda cuenta que la villa la fundó Galo Gafeto y le puso el nombre de su mujer, Noela, nieta de Jafet, el hijo de Noé.

La recuperación del gran emblema de Carnota

Es la construcción más emblemática de Carnota y su reciente restauración es una buena razón para revisitar uno de los hórreos más largos y célebres del mundo. De estilo Noia, fue construido en 1768 y ampliado en 1783 para alcanzar sus 22 pares de pies y sus casi 35 metros de longitud. Pese a estar reconocido como Monumento Nacional, la falta de mantenimiento provocó que se hundiera parte de la cubierta, lo que aceleró las obras de rehabilitación acometidas a finales del 2019.

Y otros muchos secretos por descubrir

Rianxo

Monumento histórico. Sede de la biblioteca municipal, el pazo de Martelo es el único inmueble de estas características situado en pleno casco urbano de Rianxo. Su primer señor fue Paio Gómez Chariño y es monumento histórico desde 1973.

 Outes

Pasado medieval. Pasa desapercibido porque apenas se conservan restos, pero Outes también tiene un pasado medieval que se evidencia en construcciones como el pazo de A Serra, construido a partir de la antigua fortaleza, o la Torre dos Mouros.

 Lousame

Patrimonio industrial. Surtida por los cauces de los ríos Vilacoba y San Xusto, en Lousame floreció una pujante industria del papel cuyos vestigios todavía pueden verse hoy. Las papelerías de Fontán y Soutorredondo son las más importantes.

 Porto do Son

Época romana. Pese a su antigüedad, es uno de los elementos del patrimonio de Porto do Son menos conocidos. Se trata de la lápida sepulcral de Queiruga, fechada en el siglo II después de Cristo. Se encontró en el siglo XVIII y se utilizó como altar de la iglesia, donde se conserva.

 Noia

Curiosidades. El pórtico de la del templo es impresionante y esconde curiosidades, como una de las pocas representaciones de la Virgen embarazada que hay en iglesias gallegas. Además, parte de los instrumentos de los músicos del Apocalipsis han podido replicarse para hacerlos sonar.

 Muros

En el corazón del casco histórico. Después de años de abandono, el antiguo cine, situado en pleno corazón del casco histórico muradano, es otro de los lugares a redescubrir a medida que avanzan las obras para su rehabilitación y puesta en valor.

 Ribeira

Santa Isabel. Está por ver si se permite que los museos reabran sus puertas, pero si es así la sala municipal de Ribeira es un buen punto de partida de un recorrido cultural por la comarca en el año en el que se celebra el centenario del naufragio del Santa Isabel, al que se dedica una exposición en la que descubrir mucho más sobre uno de los incidentes más reseñables de la historia del municipio.

Votación
0 votos
Comentarios

Edificios que revelan la historia de Barbanza