La desesperación de los vendedores ambulantes: «Esqueceuse todo o mundo de nós»

Se sienten desamparados porque la mayoría de los concellos han optado por suspender los mercadillos a causa del covid a pesar de que la Xunta permite su celebración


Ribeira / La Voz

Las últimas restricciones puestas en marcha para tratar de frenar la expansión del covid-19 han supuesto un duro varapalo para el comercio. Sin embargo, hay sectores dentro de la rama comercial que hace ya varias semanas que no pueden trabajar con normalidad, lo que les está llevando a una situación desesperada. Es el caso de los vendedores ambulantes, que en pleno diciembre, a las puertas de la campaña navideña, vieron como la práctica totalidad de las ferias de Barbanza se suspendían: «Nós tamén somos pequeno comercio e non nos deixan traballar. Esqueceuse todo o mundo de nós».

Isabel Vázquez es una vendedora de Rianxo y a través de las redes sociales está intentando agrupar al mayor número de compañeros posible para reivindicar ayudas para un sector que ahora mismo no tiene acceso a ellas y que se encuentra en una situación insostenible: «Non podemos estar un ano parados. É una impotencia tremenda o feito de non poder traballar, non poder facer nada, e que ninguén se acorde de nós».

La principal queja de los comerciantes ambulantes es que los concellos hayan decidido suspender los mercadillos a pesar de que la Xunta sí permite su celebración, una decisión que no entienden porque, comentan, cumplen con todas las medidas de seguridad: «Nos mercados non hai aglomeracións. Das sete feiras que tiña, só me queda a de Porto do Son e a xente que vai é para mercar, non vai para pasear. Somos unha actividade ao aire libre, a xente leva as máscaras postas todo o tempo, gardamos as distancias entre os postos e temos xel, e non hai aglomeracións porque cos peches perimetrais só poden ir os veciños de cada concello».

Varios escritos

Isabel quiere que se conozca la complicada situación por la que atraviesa el sector: «Somos miles de familias as que vivimos da venda ambulante e estamos completamente esquecidas, cando poderiamos estar traballando».

Por su parte, la Asociación Galega de Ambulantes e Autónomos está trabajando para tratar de conseguir que las autoridades escuchen sus demandas. Se han dirigido por escrito a diversos responsables políticos, entre ellos el propio conselleiro de Sanidade y el presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), solicitando reuniones en busca de soluciones porque, en la situación actual, «é imposible subsistir».

«É entendible que haxa que facer un control porque se non a pandemia vai ir a máis, pero nós imos a menos». Así resume la complicada situación que viven Carlos Mel, otro vendedor ambulante, en su caso dedicado al ramo de la agroalimentación, lo que abre ligeramente el abanico de posibilidades de trabajar, ya que en Noia y Ribeira sí se permite la instalación de puestos que comercializan ese tipo de productos. Pese a ello, sobrevivir es todo un desafío: «Estamos traballando, pero non estamos traballando. Tes que medirte moito co volume de compra, non arriscas a coller moita mercancía porque se che quitan días de actividade, non vendes».

Menos clientela

Y es que, a la reducción de los mercadillos activos se suma la disminución de clientela: «Non podo meter mercancía de temporada porque non teño a quen subministrarlla. Temos menos días de traballo e, ao estar pechados, só poden ir aos mercados os veciños do propio concello. E a xente tamén ten medo». Para él, esta es una época fuerte de ventas, que ya da por perdida igual que lo fue la primavera del año pasado, lo que les deja en una situación delicada: «Levamos un ano nulo practicamente en ingresos, e imos para outro. Témolo moi complicado, porque mentres a Xunta permita as feiras e sexan os concellos os que decidan non facelas non temos dereito a axudas nin a nada».

Ante este panorama, los vendedores ambulantes empiezan a desesperarse. Son conscientes de que la situación sanitaria exige que se tomen medidas, pero no a su costa, y consideran injusto que se les trate como un posible foco de contagio. «Ata onde eu sei, e coñezo a bastante xente, non houbo ningún positivo entre os vendedores ambulantes desta zona», explica Isabel Vázquez. Mientras esperan por soluciones o ayudas, van tirando como pueden: «O pouco que gañei ata decembro estouno estirando ata que me deixen traballar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La desesperación de los vendedores ambulantes: «Esqueceuse todo o mundo de nós»