Cantera solidaria en Ribeira

Un grupo de jóvenes participó en la campaña navideña de recogida de alimentos


Ribeira / la voz

«El tiempo también es valioso y puede dedicarse a ayudar a los demás». Este es uno de los principios que Javier Millán, catequista y responsable de la pastoral juvenil en Ribeira inculca a los jóvenes con los que trata. Afirma que, en muchas ocasiones, «creen que ser más solidario es dar dinero, pero existen muchas otras formas de colaborar que pueden enriquecerles como personas».

Sus consejos han surtido el efecto deseado, creando una cantera solidaria entre quienes acuden a las clases de confirmación. Con el propósito de poner en práctica las enseñanzas, por parte de Cáritas Ribeira se propuso a los chavales participar voluntariamente en la gran recogida de alimentos realizada el pasado mes en los supermercados, y el éxito fue rotundo. Cerca de una veintena, de edades comprendidas entre los 14 y los 16 años, se sumaron. Entre los colaboradores estaban Uxía Iglesias, Paula Millán y Ketty Lustres, que coinciden en calificar como muy gratificante la experiencia.

Durante dos fines de semana, organizados en grupos, estuvieron junto a los carros colocados por Cáritas ofreciendo bolsas e información a quienes deseaban contribuir con alimentos para entregar a familias necesitadas. Paula Millán explica que «foi unha experiencia moi agradable e a xente fixo moitos donativos. Deste xeito axudamos a quen o precisa».

También para Ketty Lustres resultó muy gratificante: «Me sorprendió la cantidad de gente que contribuyó. Cada uno nos daba lo que podía y eso a nosotros nos hacía muy felices». Por su parte, Uxía Iglesias dice que no dudó en apuntarse cuando les ofrecieron la oportunidad: «Me pareció muy buena idea, porque creo que es positivo este tipo de colaboración».

Gran cantidad de aportaciones

La presencia de los jóvenes animó a quienes acudían a realizar sus compras a los supermercados y, de hecho, Javier Millán explica que hubo gran cantidad de aportaciones por parte de los vecinos, muy superiores a las recibidas en anteriores campañas.

No es esta la única contribución de los jóvenes, dado que el catequista explica que también cooperan cuando Cáritas realiza algún mercadillo solidario. Tampoco será la última, porque todos están dispuestos a volver a echar una mano. Así lo explica Ketty Lustres: «A algunos jóvenes les dan vergüenza estas cosas, pero ayudar es bueno tengas la edad que tengas». Para Uxía Iglesias, la alternativa también está clara: «Te sientes bien contribuyendo de esta forma. Si tengo oportunidad, volveré a colaborar», como también lo hará Paula Millán, que considera que sumar fuerzas es positivo. Con ellas también estuvieron Lucía Santiago, Alba Vázquez, Jorge Vidal, Yago Teira, Andrea Paz, Carme Sarasquete, Lucía Pérez y Sabela Alfonsín.

No fueron los alumnos de primer curso de confirmación los únicos que aportaron su granito de arena, también lo hicieron los de segundo. En su caso, ayudaron a Manos Unidas con la tradicional venta de flores de Pascua.

Nuevas colaboraciones

La puerta de estas organizaciones sin ánimo de lucro continúa abierta y no van a faltarles a los chavales las oportunidades para proseguir con sus iniciativas solidarias. El catequista Javier Millán explica que, con el objetivo de que conozcan la actividad de Cáritas, también se les enseña cómo funcionan el ropero y el banco de alimentos.

Además, comenta que durante el año asistirán a talleres de Manos Unidas y Cáritas, así como a jornadas de convivencia que periódicamente se hacen con las parroquias de la zona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Cantera solidaria en Ribeira