La comarca concentra la mitad de las carpinterías de ribera en activo

En toda Galicia quedan menos de una veintena de astilleros dedicados a la madera


Ribeira / la voz

«A carpintería de ribeira está condenada a desaparecer, quedará testimonialmente». Tan pesimista augurio sale de una de las voces más autorizadas del sector, la de Gerardo Triñanes, expresidente y uno de los impulsores de la asociación que aglutina a los astilleros dedicados a la construcción naval en madera que sobreviven. El término supervivencia no es una exageración, ni tampoco el pronóstico de Triñanes, porque en el conjunto de Galicia quedan menos de una veintena de establecimientos de este tipo, y la cifra va menguando. En este contexto, el consuelo que queda es que el territorio barbanzano es una potencia en este sector y aglutina a la mitad de las carpinterías navales que siguen en activo.

No hay otro territorio en el litoral gallego con semejante concentración de astilleros dedicados a la madera. La Asociación Galega de Carpintería de Ribeira (Agalcari) los aglutina, al menos a la mayoría, y tienen contabilizados en su censo un total de 16. De ellos, ocho se reparten entre Boiro, Rianxo, Aguiño y O Freixo, mientras que los ocho restante están salpicados por la costa gallega, desde Vigo hasta A Mariña, pasando por O Grove o Sada.

Con el objetivo de preservar esta actividad y ponerla en valor nació en el 2007 Agalcari, pero ni eso ha logrado frenar el cierre de negocios de este tipo. Gerardo Triñanes da datos que hablan por sí solos: «Nos anos 70 había máis dun cento de carpinterías, pero a finais dos 80 e principios dos 90 irrompeu o poliéster e, pese a ser un material altamente contaminante que non se pode reciclar, empezou a gañarnos a batalla. No 2007 quedabamos entre 25 e 30 estaleiros, e hoxe non chegamos a 20». El problema es que el derivado del petróleo sigue siendo el material más empleado en la construcción de nuevas embarcaciones: «Segue sen haber cultura de conservación das tradición e de coidado do medio ambiente», se lamenta.

Los dedos de una mano

Para colmo, ni siquiera los 16 astilleros asociados a Agalcari se dedican exclusivamente a la madera, y los que lo hacen se cuentan con los dedos de la mano. Uno de ellos es el del presidente el colectivo, el rianxeiro Ramón Collazo, que reconoce que la demanda de barcos de este material es muy escasa, a pesar de que la actividad de las carpinterías de ribera que resisten en activo se concentra en aguas de las rías de Arousa y Muros-Noia: «Aquí están concentradas a maior parte das bateas e o noso mercado principal nos últimos 30 anos foi o mexilloeiro», concreta Collazo.

Recuerda los tiempos en los que en un municipio como Rianxo había más de media docena de astilleros. Hoy solo quedan dos, que deben diversificar para mantenerse abiertos. El año pasado, entre todos los socios de Agalcari botaron unas cinco embarcaciones nuevas, así que se buscan nuevas vías de mercado. La carpintería de Collazo transformó un bateeiro en un barco de pasaje que ahora surca el Nervión.

«Este oficio estivo 60 anos deixado da man de deus e estamos intentando reflotalo»

Ramón Collazo, presidente de Agalcari, es perfectamente consciente de la situación que atraviesa el oficio que heredó de su padre y de su abuelo y, aunque no se resigna a verlo desaparecer, asume las dificultades que existen para su supervivencia. Pese a ello, insiste en la importancia de contar con un reglamento y con un sello de calidad propios para la construcción naval en madera, el principal caballo de batalla del colectivo: «Para nós é importante deixar un legado, aínda que a carpintería de ribeira non teña futuro queremos que quede algo, xa non por nós, senón por meu pai, e meu avó, e os de todos os que se dedican a isto».

Con ese objetivo comenzó su andadura Agalcari hace algo más de una década, pero la tarea es ardua: «Este oficio estivo 60 anos deixado da man de deus, e nos últimos dez anos estamos intentando reflotalo». Pero para lograrlo necesitan respaldo, y no abunda: «Contamos con apoios puntuais da Administración, pero dan para manter a asociación e pouco máis, non é suficiente».

Son muchos los frentes que tiene abiertos la actividad, pero Collazo apunta en dos direcciones fundamentalmente: la necesidad de que existan cursos reglados para formar a futuros carpinteros de ribera «porque non hai relevo xeracional» y la conveniencia de algún tipo de medidas que incentivasen la construcción en madera, como establecer beneficios fiscales por la compra de embarcaciones menos contaminantes: «Iso podería axudar a que haxa futuro».

Objeto de museo (Sálvora)

Resulta paradójico que al mismo tiempo que está en marcha la declaración de la carpintería de ribera como bien de interés cultural no se tomen otras medidas por parte de la Administración para evitar que esta actividad acabe convertida en objeto de museo. En su momento fue un sector pujante que continúa teniendo capacidad para generar riqueza aplicando nuevos materiales y técnicas a la construcción en madera y creando productos distintivos con un importante valor patrimonial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La comarca concentra la mitad de las carpinterías de ribera en activo