La pérdida de rentabilidad del suelo forestal dispara los terrenos en venta

Ana Gerpe Varela
A. Gerpe RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MARCOS CREO

Algunos titulares están dispuestos a cederlos y otros renuncian a su propiedad

24 ago 2018 . Actualizado a las 20:40 h.

El abandono del monte es un fenómeno que ha ido a más en los últimos años y que ahora, a raíz de las nuevas imposiciones legislativas sobre su conservación y mantenimiento, parece ya imparable. Las talas masivas al borde de carreteras, pistas y núcleos de población para cumplir con la normativa de prevención de incendios ha provocado una estrepitosa caída de los precios, especialmente en el caso del pino. Además, la obligatoriedad de mantener limpias las fincas provoca que los gastos aumenten, algo que no están dispuestos a asumir muchos propietarios. La consecuencia es que la pérdida de rentabilidad del suelo forestal ha disparado los terrenos en venta. Incluso, hay quien los ofrece en régimen de cesión y hasta los que renuncian a la propiedad.

Así lo afirman profesionales vinculados al sector maderero, presidentes de comunidades de montes e, incluso, algunos trabajadores municipales a los que compete vigilar el cumplimiento de la Ley de Montes. Coinciden en señalar que muchos dueños de parcelas son personas mayores con una pensión que no les permite afrontar los costes y, en la mayoría de los casos, con hijos que residen fuera y para los que el suelo forestal solo constituye una pesada carga.

Menor aprovechamiento

Entre quienes manifiestan que han recibido últimamente diversas propuestas de venta figura el pobrense Juan Boullón, quien subraya: «Solo estaría dispuesto a comprar en el caso de que sea algún terreno colindante con los que tenemos». Explica que «con la nueva ley, a 50 metros del núcleo no puedes tener árboles, lo que significa que una parte de la finca te cuesta dinero. Antes aprovechabas la totalidad».