Ribeira / La Voz

Durante el primer fin de semana de agosto la competencia en cuanto a citas festivas es brutal. Catoira, Cambados, A Illa, Porto do Son o Araño son solo algunos de los lugares en los que el calendario fija la celebración de romerías y exaltaciones gastronómicas. Sin embargo, y a pesar de ello, la cita que cada año congrega a miles de personas en torno al mejillón de Rianxo sigue sumando visitantes y el bivalvo acaba colándose en todos los menús, incluso en el de los que se escapan para irse a la playa.

Contaba una de las personas que trabaja en la organización de la Festa do Mexillón de Rianxo que una tendencia que va a más es la de acercarse con el táper al Campo de Arriba para llenarlo de molusco y llevárselo, ya sea a casa, a un arenal con sombra o incluso de romería. Y es que el bivalvo conquista más paladares cada verano: «Estamos moi contentos porque cada ano vai a máis, tanto de xente de fóra coma veciños de Rianxo», comentaba Ramón Vicente, presidente del colectivo encargado de la organización. En total se repartieron unas 3.500 raciones.

Bajo la carpa instalada a la sombra de los árboles del Campo de Arriba, residentes y visitantes daban buena cuenta del mejillón preparado en siete recetas: en empanada de maíz y trigo, al vapor, en escabeche, a la vinagreta, en croquetas y, la novedad de este año, crujientes. Entre quienes acudieron a Rianxo para probar estas recetas estaba un matrimonio natural de Boiro que lleva más de 30 años viviendo en Nueva York y que llevan tres años consecutivos degustando el mejillón rianxeiro: «Alá hai de todo, pero estas cousas non as hai. A min chámame máis a atención comer hoxe aquí que no mellor restaurante de Manhattan».

Más información en la página 20 de Marítima

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El mejillón se cuela en todos los menús